Temen ataque inminente tropas E.U. a constitucionalistas

Desde días atrás se incrementa el número de tropas de E.U. y su potencial de fuego en la Zona Internacional de Seguridad despertando sospechas de que atacarían la zona constitucionalista. El presidente Francisco Caamaño Deñó denuncia hoy 19 de julio de 1965 el posible ataque, y explica que las tropas norteamericanas “han reforzado de modo visible y alarmante el ya enorme potencial bélico”. Solicita por cablegrama una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU. Patria y la radio constitucionalista denuncian que numerosos jóvenes son reprimidos y detenidos al norte de la capital. Tropas norteamericanas y de la junta de Imbert requisan a quienes entran o salen de la zona constitucionalista por el puesto de control de la avenida Duarte y Caracas. Los moradores de Villa Francisca rechazan la presencia de los imbertistas que tratan de limitar sus movimientos y amedrentarlos. Decenas de hombres y mujeres se manifiestan en el parque Enriquillo exigiendo su retiro de la zona. Las tropas norteamericanas optan por prescindir de su “cooperación” en las labores de chequeos y vigilancia. El mayor Héctor Lachapelle Díaz emite una alerta a los comandos de la periferia ante los indicios del posible ataque, pero a la vez llama a no dejarse provocar ni tomar la iniciativa. Dos niños, hijos del mayor constitucionalista Luis Napoleón Ozuna Romanace, murieron en la parte norte de la capital en circunstancias que hacen sospechar manos criminales. Les hizo explosión una granada de mano que le habría sido entregada por un militar imbertista “para que jueguen”. Patria informa que un coronel contrario a la causa constitucionalista, pero amigo del mayor Ozuna Romanace, fue a la morgue del hospital Salvador B.Gautier a ver los cadáveres y que sollozando habría dicho que no debieron asesinarlos y que había que detener ese tipo de acciones.