Temen Irán, Norcorea tengan armas

http://hoy.com.do/image/article/330/460x390/0/4D98F97B-418F-4B7C-845F-F05615D55776.jpeg

Ginebra (EFE).- Estados Unidos defendió ayer que Irán “probablemente” tenga armas biológicas, que Corea del Norte “podría haberlas desarrollado” y que Siria “ha investigado” sobre ellas, por lo que expresó su preocupación, “dado su apoyo al terrorismo” y “la falta de sumisión a sus obligaciones internacionales”.

“Creemos que Irán probablemente tiene un programa ofensivo de armas biológicas, lo que viola la Convención de Armas Biológicas”, defendió hoy el subsecretario de Estado estadounidense para Seguridad Internacional y No Proliferación, John Rood, en la primera jornada de la Sexta Conferencia de Revisión de ese texto, que se celebra en Ginebra hasta el próximo 8 de diciembre.

Además, “consideramos que Corea del Norte tiene capacidad para desarrollarlas y que ya puede haberlas desarrollado y producido para su uso, también en violación de la Convención”, ratificada por 155 países”, entre ellos Irán y la propia Corea.

Sobre Siria -que ha firmado pero no ratificado el texto-, apuntó que “seguimos teniendo serias preocupaciones”, porque ha llevado a cabo investigaciones para “un programa ofensivo de armas biológica”.

La Convención de la ONU fue el primer instrumento internacional que prohibió toda una categoría de armas, pero, a diferencia de otros instrumentos similares, no establece mecanismos de verificación, como las visitas sorpresa a los laboratorios.

Durante su última visita a Suiza como secretario general de la ONU, Kofi Annan, inauguró hoy esa reunión y aprovechó para instar a los participantes a que aumenten los esfuerzos para proteger al mundo contra las armas biológicas, que son una “creciente amenaza” debido a los avances en la ciencia y tecnología.

Aseguró que desde que entró en vigor en 1975, se ha logrado reducir el riesgo que supone la posibilidad de que ese tipo de armamento sea desarrollado, adquirido o utilizado, pero subrayó que se requieren mayores esfuerzos.

Al respecto, el presidente de la Conferencia, el embajador de Pakistán, Masood Khan, aseguró en una conferencia de prensa que los países han mostrado un “tono mesurado” frente al utilizado en la última reunión, en 2001.

Durante la anterior conferencia dedicada a la Convención, los países -principalmente  EEUU- fueron incapaces de ponerse de acuerdo para establecer mecanismos de verificación, como el que existe para las armas nucleares, pese a que llevaban años negociando.

Sin embargo, el subsecretario de Estado estadounidense defendió que es más útil trabajar en la actual agenda, que incluye medidas como el aumento de la vigilancia de enfermedades sospechosas, el refuerzo de las legislaciones nacionales contra las armas biológicas o el fortalecimiento de códigos de conducta para los científicos.

El presidente de la Conferencia coincidió con el estadounidense en que “un sistema de verificación no sería tan útil como el que existe para las armas nucleares, porque aquí son decenas de miles de laboratorios en todo el mundo los que pueden desarrollar este tipo de armas”.

Para EEUU, una de las prioridades ha de ser la adhesión de más países al tratado, ya que el de las armas químicas tiene 180 signatarios y el de las nucleares 188.

En ese sentido, Rood aseguró que su país trabaja para conseguir las máximas adhesiones al texto y citó algunas “ausencias significativas”, como las de Siria o Egipto, aunque no mencionó la de Israel.

Por su parte, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) pidió la adopción de “enérgicas medidas para que los adelantos biotecnológicos no sean empleados de forma hostil” y recordó que el fin último de la Convención es “excluir completamente la posibilidad de que los agentes bacteriológicos y las toxinas se utilicen como armas”.