“Tener mucha cautela y sumo cuidado”

Cautela/ y /cuidado/ revelan cierta aproximación de contenido o equivalencia en la valoración del alcance de sus correspondientes acepciones.

Cuidado significa, entre otras cosas, ´interés y atención que se pone en lo que se hace para que salga lo mejor posible. Ejemplos: Ten cuidado al cruzar la calle. Este dibujo está hecho con el mayor cuidado.

Tener o poner cuidado son formas que usamos frecuentemente en construcciones binarias: poner cuidado, tener cuidado, en las cuales el participio /cuidado/ que “ella puso en la ejecución del contrato”.

Cautela es ´precaución cuidado o reserva y sigilo con que se hace algo en previsión de un riesgo o para no ser notado´.

Así se encuentra en el Diccionario de uso del español, de María Moliner, términos incluidos en las páginas 837 y 562, respectivamente, volumen I, letras A-G Madrid, Editorial Gredos, reimpresión del 1975.

Diríamos, prima facie, que estos dos vocablos son sinónimos y, en efecto, existen ciertas voces que se acercan tanto en las significaciones de cada uno que los admitimos como sinónimos. Con todo, muchos maestros de esta disciplina afirman que no existen sinónimos perfectos. La revisión de textos sobre la materia nos acerca a esa opinión.

Revisemos el Diccionario de sinónimos y antónimos de la lengua española, de Ángel López García- Molins. Primero la lista correspondiente a la palabra

CUIDADO

Vigilancia, custodia, atención, mimo, solicitud, tiento, ojo, precaución, cautela.

Esmero, primor, exactitud, corrección, pulcritud.

Temor, miedo.

Zozobra, intranquilidad, inquietud.

Trabajo, cargo, negocio.

CAUTELA

Circunspección, precaución, desconfianza, reserva, prudencia.

Astucia, maña, sutileza.

El Diccionario de López García -Molins fue publicado por la Editorial Alfredo Ortells, Valencia, España, 1986.

¿Qué nos ha inclinado a la exposición del tema? Un suelto incluido en la página 16 de Diario Libre, 22 de julio del 2015, bajo el título: “Juristas plantean alcance de coerción”, informa acerca de la opinión de un abogado de que en los asuntos de inculpación penal, el tribunal apoderado, para determinar si el caso es “complejo” o no, debe tener en cuenta la naturaleza y alcance de los hechos, por cuanto significa la calificación de complejidad en el expediente que ventila.

El letrado argumentó que esto le preocupa, en razón de que son frecuentes las medidas que se toman en procesos de ese nivel, que unas veces las decisiones de los tribunales “son muy duras y en otras son flexibles”.

A lo que un colega agregó lo siguiente: Para dictar decisiones de esa naturaleza, el juez siempre debe tener mucha /cautela/ y sumo /cuidado/.

Si de los términos marcados uno cualquiera fuere suprimido, la frase no perdería su capacidad de significación.

Comprobemos:

a) el juez siempre debe tener mucha cautela.

b) El juez siempre debe tener sumo cuidado.

Tengamos (siempre) presente cuán lejos nos lleva la tautología al manejar palabras y frases y al elaborar construcciones de significación aproximada.