Teoría  Bosch iguala aL PRSC, PRD y PLD

http://hoy.com.do/image/article/137/460x390/0/988856CD-3981-4414-88B1-10356B0877D5.jpeg

DIÓGENES CÉSPEDES
Muchos intelectuales, y algunos lectores o adeptos de los tres grandes partidos políticos mayoritarios que les siguen, repiten a menudo que luego del Pacto Patriótico de 1996, tales organizaciones políticas son iguales entre sí.

Avalan tal aserto en que no hay diferencia política fundada en principios éticos e ideológicos entre el PRD, el PRSC y el PLD, sino que han venido al final de su itinerario histórico a actuar en forma igual, conforme al patrimonialismo y al clientelismo que practican, inscritos en nuestra historia desde la fundación de la República hasta hoy.

Casi siempre esos intelectuales (sociólogos, politólogos, historiadores o simples partidarios) se fundan en el sentido común y no aportan pruebas más allá de la cita chata de la corrupción.

Sin embargo, al hurgar con detenimiento en las obras teóricas de Juan Bosch sobre la política, nuestra composición social, el escaso desarrollo de nuestro capitalismo, así como la ausencia de conciencia política y de clase en las diferentes clases y capas sociales desde 1.844 hasta hoy, se desprenden las pruebas de que los tres partidos mayoritarios son iguales porque con la firma del Pacto Patriótico y el ejercicio del poder por parte de Leonel Fernández y el PLD en 1996-2.000 y 2004-2008, el  balaguerismo y el perredeísmo abandonaron la preocupación por “el aspecto ideológico de la lucha política desde el punto de vista revolucionario.”Bosch se refirió únicamente al balaguerismo y al perredísmo. Soy yo quien extiende su análisis al tercer socio: el peledeísmo, valiéndome de lo que el insigne intelectual pensó acerca de la acción de las clases sociales y sus diferentes capas en nuestra sociedad.

Esta cita se halla en el artículo “Balaguerismo y perredeísmo”, del libro “Clases sociales en la República Dominicana” (Alfa y Omega, 1985), el cual es, junto a “Composición social dominicana” (Publicaciones Ahora, 1970) “La pequeña burguesía en la historia de la República Dominicana” (Editora Corripio, 1982) y “Capitalismo tardío en la República Dominicana”(Alfa y Omega, 1986), las obras de teoría política fundamentales de Juan Bosch en su faceta de pensador de la especificidad política de nuestra sociedad. Estas obras forman una unidad dialéctica.

Para Bosch, “la posición social de los dirigentes balagueristas es la de medianos y altos pequeños burgueses con base económica muy segura, sobre todo con dinero en bancos norteamericanos o puertorriqueños y una parte de ellos se han convertido en millonarios aunque no están invirtiendo esos millones en negocios.” (Art. citado, “Obras completas”, tomo VII, p. 40) ¿Cuál es la posición social de los dirigentes perredeístas?

Según Bosch, “Empezando por el nivel más alto, algunos de ellos son gente de posición económica muy sólida, o porque heredaron tierras que han sido altamente valoradas por el afán de hacer obras suntuosas que tiene el doctor Balaguer, o porque su negocios se han expandido al expandirse la economía dominicana en beneficio del grupo que disponía de una base económica cuando llegó la hora de esa expansión.

Otros dirigentes medios son medianos y bajos pequeños burgueses que en el ejercicio de la política han adquirido hábitos de gente adinerada y ya no podrán nunca más volver a vivir con la modestia con que vivían cuando se iniciaron en la vida política afiliándose al PRD.” (Ibíd.)

Cierra el autor su reflexión sobre los dirigentes de ambos partidos así: “Lo único que podría diferenciar en el orden político a los que proceden de las mismas capas sociales sería la toma de posiciones ideológicas distintas,” (Ibíd.)

Para ser distinto al PRSC y al PRD nació el PLD. Para educar a su militancia en la conciencia de poseer posiciones ideológicas distintas, ya que Bosch no podía cambiar la posición social de los dirigentes altos y medios del flamante PLD nacido en 1973, pues eran casi todos profesionales universitarios, sindicalistas, obreros, estudiantes de media y superior, con escasa representación de burgueses que tenían medios de producción, lo cual era importantísimo para Bosch, pues eso diferenciaba a la burguesía de la militancia pequeño burguesa, dueña de medios de producción muy exiguos y la mayoría de sus miembros provenían de la baja pequeña burguesía pobre y muy pobre.

Para educar a esa militancia pequeño burguesa alta y media y su capa baja, pobre y muy pobre había surgido el PLD. Pero sus dirigentes se cansaron en el camino y cuando vieron la posibilidad de escalar el poder en aquel lejano 1996, se les abrieron los ojos de la ambición y ahí mismo fracasó el proyecto de Bosch: “Lo que estamos haciendo en el Partido: educarlos  para la revolución. Si la sociedad actual no les concede, y no puede concedérselo, un lugar en las relaciones de producción, la sociedad revolucionaria que es la del porvenir opóngase quien se oponga, les reserva (a esos pequeños burgueses bajos, pobres y muy pobres, D.C.) un lugar en la dirección del proceso revolucionario con una sola condición: que se capaciten para esa tarea, la más hermosa que pueden llevar a cabo aquellos que aman la humanidad y aman a su patria, y necesitan verla libre.”(“La educación es una actividad clasista”, Obras completas, t. VII, p. 15)

En síntesis

Esto sigue

Diógenes Céspedes se extenderá en consideraciones para robustecer su tesis sobre el proceso que hya igualado a los grandes partidos de la República Dominicana utilizando el propio método de análisis del profesor Juan Bosch, fundador de dos de los partidos que él presenta como  similares aunque surgieron para contradecirse.