Terminación Metro 2 podría prolongarse si faltan recursos

http://hoy.com.do/image/article/672/460x390/0/F6E77784-D3F0-4019-A01F-2E306B69D3A1.jpeg

La terminación de la segunda línea del Metro de Santo Domingo dependerá de la situación económica del próximo año, impactada por el ambiente electoral, advirtió el ingeniero Diandino Peña, director de la Oficina Para el Reordenamiento del Transporte (OPRET).

No obstante, el funcionario augura que al final de la presente gestión, en agosto de 2012, la obra quedaría lista, por lo menos a nivel de detalles.

Entrevistado mientras supervisaba los trabajos en la estación de la avenida Luperón con Autopista Duarte, Peña explicó que aunque los recursos están garantizados a nivel de préstamos, falta un complementario de entre 75 a 90 millones de dólares, fundamentalmente para la parte electromecánica de la obra.

Recordó que el presupuesto total para la Línea Dos del Metro es de 800 millones de dólares, con lo que terminaría la parte física del viaducto.

Peña estima que dependiendo de los acontecimientos y el nuevo esquema del Presupuesto del próximo año favorecerá o no la conclusión del proyecto.

Dijo que la parte electromecánica del Metro, que fue para lo que hizo el préstamo, escapa al control de la Opret, y recordó que el Fondo Monetario Internacional  establece límites de créditos públicos internacionales para cada año fiscal.

En torno a los puntos críticos que se presentaron en el viaducto, específicamente en la parte civil, dijo que ha sido rebasada. De ahí que de las 14 estaciones de la segunda línea, 12 ya están interconectadas.

Precisó que desde la avenida Luperón, a la altura del kilómetro 9 de la Autopista Duarte, donde se inicia la  segunda línea, las estaciones que siguen hasta la intersección Josefa Brea-Padre Castellanos ya fueron conectadas, mientras se trabaja en las interconexiones de las dos restantes, una en la intersección Padre Castellanos-calle 10 y la última en la cabeza oeste del puente Francisco del Rosario Sánchez (17).

Un arrabal

La arrabalización se apodera del entorno donde se construye la segunda línea del Metro, sobre todo en la estación de la avenida Luperón, debido a la desorganización del transporte público, el deterioro de la vía por el impacto de los trabajos de ingeniería,    el incremento de la basura y el desorden que provocan los vendedores ambulantes.

Caos en el transporte

 Choferes de diversas rutas recogen y dejan pasajeros en el medio de la calle y espacios no reservados para que estos transiten, lo que provoca  caos en la zona, y en consecuencia, incomodidad en los transeúntes. El desorden llega tan lejos que los choferes de algunas rutas han improvisado paradas que impiden el normal desplazamiento de otros vehículos.

Ni un AMET

Por lo menos ayer, en  esa zona no había un sólo agente de la Autoridad Metropolitana del Transporte (AMET) que controlara la caótica situación.