Tesoro de EE.UU ve inevitable la quiebra de Puerto Rico

TESORO

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos cree que la quiebra es inevitable para Puerto Rico, particularmente porque el Gobierno federal ha decidido que no ejecutará un rescate federal de la isla.

En carta del secretario de Tesoro, Jacob J. Lew, al presidente de la Comisión de Finanzas del Senado estadounidense, Orrin Hatch, en la que endosa el proyecto senatorial 1774, expresa: “Como la administración ha dejado claro, nadie vislumbra un rescate federal para Puerto Rico”.

“Además, estoy totalmente de acuerdo con su valoración de que Puerto Rico necesita un proceso ordenado para reestructurar sus deudas insostenibles’, le responde Lew a Orrin Hatch.

La apreciación del secretario del Tesoro es que la situación de la isla “es urgente” y requiere de la “inmediata atención” congresional, lo que se interpreta como un endoso a la inclusión de Puerto Rico en la Ley de Quiebra.

Lew le recuerda que el gobernador Alejandro García Padilla declaró la insolvencia de la Isla para pagar su deuda pública.

La única vía que ve el Departamento del Tesoro para que Puerto Rico regrese “al camino de la economía sostenible” es comenzar con un plan fiscal de largo plazo que, indica, ya se comenzó a crear.

El secretario del Tesoro dejó ver además que ha sido advertido sobre el proceso fallido de aprobar legislación criolla para la quiebra.

Eso significa que sin marcos legales a los cuales acudir, o el status quo en que la Isla se encuentra, una resolución sobre sus obligaciones será prolongada y caótica y costosa, inclusive para Estados Unidos.

Aparte de la propia situación fiscal, la Isla no podría soportar años de litigios de sus acreedores, que deprimirían aún más la economía, incrementaría costos, y haría imposible la recuperación.

Lew, por primera vez, vio el impacto que la deteriorada situación de la Isla causaría en los fondos de inversión de Estados Unidos, que se trafican en los mercados de bonos municipales.

La pregunta, dijo, no es si Puerto Rico podría salir del hoyo, sino cuándo y a qué costo para la economía y los residentes. Es por eso que el Congreso, indicó, “puede ayudar a Puerto Rico a regresar al mejor camino de una recuperación sostenible”.

Algunos entienden que como la fecha para que se produzca un impago en algunas de las deudas de la Isla el próximo 1 de agosto (solo faltan tres días) está tan próxima, una acción positiva del Congreso no alcanzará para evitar el incumplimiento.

Además, el gran reto está en ver cómo quedaría una pieza legislativa con posibilidades de aprobación, sin que sea prospectiva para que las corporaciones públicas del ELA puedan beneficiarse del recurso.