Testigo dice fiscal de PP
fue emboscado, asesinado

http://hoy.com.do/image/article/329/460x390/0/9378A1F7-8C98-49F9-83F4-A2669484A1CE.jpeg

POR ARIDIO PERDOMO
PUERTO PLATA.-
“Coño, me van a matar, me han tendido una emboscada. Lánzate al pavimento de este vehículo, si no quieres morir acribillada a balazos como me va a suceder ahora mismo”, fueron las últimas palabras que pronunció el licenciado Teódulo Ceballos Peñaló, fiscal adjunto del distrito judicial de Puerto Plata, muerto a tiros por  miembros de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD).

La periodista Teresa Acosta, productora del programa televisivo “Meridiano del 10”, de la empresa Telecable Sosúa, la última persona que acompañó a Ceballos Peñaló, relató todo lo ocurrido en lo que ella considera una “emboscada” que le tendieron al funcionario judicial.

Acosta dijo que como habitualmente hacen los periodistas de allí, acudió a la Décimo Quinta Compañía de la Policía Nacional en Sosúa en busca de informaciones. Dijo que  en el momento en que se marchaba para su hogar recibió una llamada telefónica de Ceballos Peñaló expresándole  que tenía deseo de informarle algo de mucho interés.

Dijo que accedió a darle su nuevo número telefónico a Ceballos Peñaló porque momentos antes había cambiado de aparato. Acordaron juntarse en horas de la tarde porque éste tenía urgencia de hacer algún tipo de diligencia en Puerto Plata.

Señaló que a eso de las 7:00 de la noche del pasado jueves se produjo el encuentro entre ambos, y en ese momento él cenaba en un restaurante a pocos pasos de la Policía en el sector El Batey, en Sosúa, junto a una pareja de esposos extranjeros y una amiga cuyo nombre no recuerda, pese a que Ceballos Peñaló le presentó a los comensales.

Al concluir la cena Ceballos Peñaló accediò a llevarla a su casa en el sector Sosúa Abajo, a pocos pasos de la residencia del funcionario judicial asesinado.

Sin embargo, minutos antes de salir del restaurant sonó el teléfono de Ceballos Peñaló y una persona que dijo desconocer le informó que un pariente suyo había sido arrestado por la Policía, lo que provocó que éste se dirigiera con ella a la dotación policial para conocer de esta noticia.

Según el relato, la Policía negó que un pariente de Ceballos Peñaló estuviese bajo arresto y éste partió en su vehículo para Sosúa Abajo, a llevar a la periodista Acosta.

Relató que al tratar de penetrar al sector donde reside, los ocupantes de una yipeta roja se le cruzaron por delante, lo que provocó que Ceballos Peñaló frenara bruscamente su camioneta en que ambos viajaban y de inmediato exclamó: “Dios mío me van a matar, nos han emboscado, lánzate al pavimento si no quiere morir acribillada a balasos como me va a suceder en estos momentos”.

Negó que Ceballos Peñaló haya disparado, ni tampoco salió de la camioneta porque tenía puesto el cinturón de seguridad. Recibiò un tiro en la cabeza que le hizo brotar parte de la masa encefálica.

Sostuvo que al ser herido mortalmente y al estar agachada cerca de éste, parte de la sangre que brotó de su cabeza le cayó a ella encima. Dijo que contra ambos cayó una gran lluvia de disparos. Logrò salvar la vida porque aprovechó un momento en que cesaron los disparos para abrir la puerta delantera derecha y refugiarse en un colmadón que por fortuna es propiedad de su ex esposo, residente en Sosúa Abajo.

Reveló que alcanzó a ver a personas con chalecos de la Policía con el emblema “DNCD” y a otros vestidos formales portando chalecos antibalas.

En el momento en que la periodista Acosta relataba esta historia a los comunicadores del programa “El Desahogo de la Mañana”, del canal 10, GH Televisión que produce Junior Henríquez, se derramó en llanto y repitió en varias ocasiones: “tengo miedo, tengo miedo, me van a matar como le sucedió a Ceballos Peñaló”.

FISCAL PP

De su lado, el fiscal de Puerto Plata, licenciado Domingo Antonio Belliard, negó versiones puestas a circular en los medios de comunicación locales, en el sentido de que la comisión de fiscales adjuntos de la Procuraduaría General de la República que se hizo acompañar de un contingente de la DNCD de Santo Domingo para allanar y posteriormente apresar a Ceballos Peñaló había interrogado a varios funcionarios de la justicia de este distrito judicial.

Belliard dijo que aunque esos comisionados de la Procuraduría llegaron en horas de la mañana a Puerto Plata, no fue hasta a eso de las 7:00 de la noche cuando se le informó sobre la situación de Ceballos Peñaló y el porqué se había ordenado su arresto.

Reveló que la Corte de Apelación de Puerto Plata emitió la orden de arresto contra éste pasadas las 6:00 de la tarde y que él acompañó a los fiscales adjuntos Frank Soto y Bolívar Sánchez y a los miembros de la DNCD en este operativo, pero no sabe lo que ocurrió porque viajaba en el último vehículo de los que se utilizaron para estos fines.

Dijo que en varias ocasiones Ceballos Peñaló llegó a exclamar en su presencia que nadie lo apresaba sin que él se defendiera. A éste, segùn dijo el magistrado Belliard, se le investigaba por extorsión a varios ciudadanos dominicanos residentes en Sosùa y que alegadamente están pedidos en extradición por las autoridades norteamericanas.

Aquí en Puerto Plata corrió ayer el rumor de que los ayudantes del Procurador General de la República que vinieron desde Santo Domingo estaban en la ciudad desde temprano y que supuestamente habían interrogado a cuatro ayudantes fiscales y al Procurador de la Corte sobre su relación con  Ceballos Peñaló. Se comentaba, además, que aunque Ceballos Peñaló había permanecido hasta las cuatro de la tarde en su oficina,  Soto y Sánchez no entraron en contactos con él.

Por otra parte, el periódico HOY publicó el 11 de marzo de este año unas declaraciones del fiscal Belliard en las que este se refería a la percepción existente aquí de que narcotráfico tenía connivencia con miembros de la DNCD.

En la ocasión Belliard dijo lo siguiente: “Parece que la gente, al ver la apatía y la dejadez de los agentes de la DNCD, que no hacen lo que tienen que hacer contra los promotores del narcotráfico, ha presumido o sacado conclusiones de que había un contubernio o acuerdo entre ellos”.

Y a continuación comentó que si esa práctica existió ya era diferente.

DNCD

Hace unos cuatro días, Peñaló Ceballos compareció al programa televisivo “Ahora Luciano, con la verdad en las Manos”, del canal 3, de la empresa Telecable del Circuito de Radio y Televisión “Musa”, y culpó a la DNCD de cualquier cosa que pudiera sucederle, hasta de su desaparición física (la muerte).

Dijo en esa ocasión: “Nunca he creído en este organismo antinarcótico, porque prefiero como fiscal adjunto buscar a guardianes privados para realizar allanamientos a quienes distribuyen drogas en los barrios y los municipios de esta provincia, que a los miembros de la DNCD”.

También expresó que siempre estaría en disposición de hacer todo lo posible “para que nuestra sociedad siga sana y fuerte, para que pueda parir buenos profesionales que cada día se alejen de las drogas”.

Agregó que “nuestro país espera por nosotros y por esta razón siempre seré un escudo para frenar desde la fiscalía a los grupos poderosos que manejan las drogas en nuestro pueblo”.

El cadáver de Ceballos Peñaló era velado ayer desde el mediodía en la casa de sus padres, Herodes Martínez y Amancia Peñaló, en la Calle Oscar Martínez número 5 del sector El Silencio, en Sosúa, donde se congregaron cientos de personas, incluyendo amigos, compañeros de profesión y dirigentes del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), organización en la que militó el fiscal adjunto hasta la hora de su muerte.

Martínez, quien defendió el honor de su hijo pidió que el caso se investigue hasta las últimas consecuencias porque su vástago no debió morir de esa manera. Lo definió como un buen hijo y una persona que no hizo daño a nadie, sino que practicó el bien y defendió a la sociedad del flagelo de las drogas.

Horas después se produjo una marcha que fue encabezada por un comité de amigos de Ceballos Peñaló en la que se exhibieron pancartas y letreros pìdiendo “justicia y que se diga la verdad en torno a este caso”. En la noche las calles del sector donde residen los padres de la víctima fueron adornadas con velas encendidas, en señal de luto por parte de la comunidad de Sosúa.