Testigos dicen Salazar intervino para repartir obras de multiusos

POR TANIA HIDALGO
Cinco de los cuatro interrogados en calidad de testigos a descargo en el juicio que por difamación e injuria se le sigue al doctor Marino Vinicio Castillo manifestaron  anoche tener conocimiento de que el senador Hernani Salazar intervino de diferentes maneras en la solución del conflicto existente entre los consorcios Conacero, ganador de la licitación de los multiusos, y Elite, la cual quedó en segundo lugar en la licitación.

Durante la audiencia  celebrada ayer, que se extendió por más de 8 horas,  fueron interrogados Rafael Guevara, representante de la compañía Construgar, propiedad de Bladimir García;  Carlos Carrión y   Pablo Trujillo, del consorcio venezolano Conacero,  así como  Víctor López Morillo, gerente de la Unidad  Ejecutora del Proyecto de los Multiusos y Jacinto  Santana, ex consultor jurídico de la Secretaría de Deportes (SEDEFIR), quien fue el único en expresar que no vio a Salazar en las reuniones de negociación entre las compañías en litis. 

 Guevara, quien se desempeñaba como administrador de los proyectos  de construcción de la compañía de García, dijo que  Salazar intervino en las negociaciones para que Conacero cediera el 50% del contrato de los multiusos al Consorcio Elite.

Explicó que luego de muchas quejas y de llevar cartas, la parte Venezolana del consorcio Elite  se valió de  una hija de Vicente Bengoa, para que lo pusiera en contacto Faruk Miguel, entonces jefe de la seguridad civil del Presidente Hipólito Mejía quien a su vez los conectó con Salazar para que interviniera en el conflicto.

“Entonces, junto a mis abogados y a los venezolanos nos reunimos un día en la mañana en el hotel El Embajador conjuntamente con Salazar, donde le explicamos el porqué se había imputado, a fin de que se lo comunicara al Presidente Mejía y se esclareciera la realidad”, precisó.

Luego de eso –dijo Guevara- “transcurrió un tiempo en el fueron llamados para informarles que se estaba acercando la fecha de la celebración de los “Juegos Olímpicos”, conminándolos a firmar un acuerdo de desestimación de la impugnación que habían hecho  a la licitación  cediéndole a  cambio  un 50 por ciento del proyecto que había ganado Conacero.

“No se qué ocurrió ahí, qué intervención pudo haber, pero nos llamaron de la Secretaría de Deportes para llegar a ese acuerdo amigable”, respondió Guevara ante la aseveración de Juárez en el sentido de fueron llamados por esa cartera, luego de la intervención del alto dirigente del PPH.     

Ante la pregunta de si conoce a la compañía Construfisa, respondió afirmativamente y aclaró que no tienen ningún tipo de relación de negocios con el propietario de la empresa Enrique Figueroa.

Sin embargo, posteriormente   admitió, entre otras cosas, que en una ocasión le sirvió de garante en un banco para un préstamo con el cual éste compraría un vehículo.

Manifestó que le construyó dos torres a  García, una de ellos de cinco niveles en la avenida Sarasota.

Durante el interrogatorio Guevara  manifestó además que participó en por lo menos dos cenas organizadas por García para recaudación de fondos para la campaña política de Mejía, del entonces candidato a la presidencia del PRD, en la que estuvieron presentes varios dirigentes políticos del PPH, entre ellos Eligio Jáquez, el senador de Nagua, Jesús Vásquez y ex director de Migración, Miguel Vásquez.

Explicó que una de las cenas fue realizada en un restaurante de la 27 de Febrero  y la otra en un restaurante en el que actualmente funciona un “expreso chino”, ubicado al lado del Supermercado Nacional de la avenida Núñez de Cáceres.

Dijo que no conoce que haya existido alguna relación entre Bladimir y Salazar y que se enteró del supuesto vínculo entre ambos por la imputación que hiciera el doctor Castillo.

Dijo además  que desconoce si Construgar colaboró económicamente en la campaña electoral de Mejía del año 2000.   

DEPONE TRUJILLO

De su lado, Pablo Trujillo, de Conacero dijo que César Cedeño también participó en la reunión en la cual lo conminaron a firmar un convenio para ceder un 50 por ciento  del contrato ganado por su consorcio   a la compañía Construgar.

“La reunión donde firmamos el contrato fue en el despacho de Cedeño, habían unas 12 a 14 personas. Estaban la gente de Elite, Emilio Van Dant  y los socios nuestros Carlos Carrión, MarioYerlotti,  Víctor López Morillo, el consultor jurídico, Manuel Carrión;  nuestros abogados, habían más gentes pero no recuerdo”, dijo Trujillo.

Agregó que no le explicaron por qué tomaron esa decisión de dividir  el contrato y que cuando llegó al país ya el acuerdo estaba hecho, porque se hicieron reuniones previas en las cuales no participó.

“No me dieron ninguna explicación, recuerdo que el secretario de Deportes me dijo:  bueno es mejor hacer algo que no hacer nada, lo que hay es que ponerse a trabajar porque los Juegos Panamericanos están aquí”, agregó el interrogado. 

 Declaró que la nueva administración de la secretaría de Deportes no le ha hecho ni un solo pago y que están a espera de que revisen las cubicaciones que tienen para poder continuar con los trabajos de construcción.

CARLOS CARRIÓN

 De igual manera, durante el desarrollo de la audiencia de ayer fue interrogado Carlos Carrión, de la compañía Conacero, quien precisó que el ingeniero Salazar participó en por lo menos una de  las reuniones realizadas en la Secretaría de Deportes para llegar al acuerdo entre la entidad a la que pertenece y Elite.

“Teníamos cuatro meses y no se definía ni una cosa ni la otra, sino que nos decían que esa situación iba a afectar los panamericanos. Fue realmente un acto de resignación”, dijo.

Reveló que su abogado le advirtió que era mejor un  mal arreglo que un buen pleito, por lo que le recomendó que llegara al acuerdo con el consorcio Elite cediéndole el 50% del contrato, o sea 10 multiusos de los 20 que envolvía el contrato por un monto de 26 millones de dólares.

“Fue  un acto de resignación y un trago amargo para el Consorcio Conacero ceder el 50% de un contrato que habíamos ganado legalmente”, puntualizó.

Explicó que en las reuniones  que sostuvieron para llegar a acuerdo con el Consorcio Elite, el ingeniero Salazar fue presentado a todos los presentes por el secretario de Deportes, César Cedeño”, explicó Carrión.

De su lado Santana,   ex consultor jurídico de la secretaría de Deportes, explicó que la licitación de las obras la ganó Conacero, quedando Elite en segundo lugar, a raíz de lo cual elevó un recurso, a través del director administrativo Rafael Guevara, quien alegó que el concurso fue ilegal.

Dijo que durante el  impasse se enteró de que Salazar estaba molesto porque la obra de los multiusos no había sido iniciada.

HABLA JUÁREZ CASTILLO

De inmediato, Juárez Castillo Semán, abogado de la defensa, calificó como  “espectaculares” las declaraciones de los testigos a descargo, ya que confirman  que hubo que cederle un 50 por ciento del contrato perdido mediante licitación.

“La Secretaría de Deportes los invitó a ese acuerdo, pero no porque Conacero en realidad llegara a un acuerdo  como quiso decir el pasado miércoles Cedeño. Fue la Secretaría que les impuso esa medida”, precisó Juárez, en un receso de la audiencia, al ser abordado por los periodistas.    

“El testigo ha sido muy revelador en cuanto a hechos centrales del expediente. Esas declaraciones dejan muy mal parado a Cedeño. No descartamos  que en su momento esto tenga sus consecuencias”, señaló el abogado al referirse a las declaraciones de Trujillo.

Sostuvo que el mecanismo utilizado por la secretaría de Deportes para presionar al consorcio Conacero, a fin de que aceptara sólo el 50 por ciento del proyecto era la cercanía de los juegos Panamericanos “lo que realmente no era cierto, ya que era otra empresa la que tenía a su cargo la remodelación del Centro Olímpico Juan Pablo Duarte, que era lo que se necesitaba para los juegos”.

Dijo que la construcción de los multiusos era otra cosa.

Finalmente, la magistrada escuchó a  Víctor López Morillo, ex asistente de César Cedeño y ex gerente general de la unidad Ejecutora de los Multiusos.

Dijo que los consorcios llegaron a un acuerdo luego de una reunión en la que además de él, estaban presentes el ex titular de la Secretaría de Deportes, Hernani Salazar y Estefan Boss.