Testimonios recuerdan a padres de ayer y narran las experiencias hoy

padress

Es un buen tipo, mi viejo”… esa sin dudas será una canción que hoy sonará con frecuencia, en honor a aquellos hombres que por su responsabilidad, dedicación y amor se han ganado el título de papá.

En todo el país hoy se les honra, por ser cabezas de hogar y muchas veces madres y padres a la vez. Como muestra de aquellos que han sido troncos de familia está Federico Arias (Chiquito), quien aún con 98 años conserva la reciedumbre que siempre lo caracterizó, pero a la vez la ternura que lo llevó a formar seis hijos sin la necesidad de las famosas pelas.

“Yo les hablaba y ya. Cuando fueron creciendo y salían a jugar en el barrio a las 9:00 de la noche se paraba la mamá fuera y ellos sabían que tenían que irse a acostar”, expresa. Dice con lamento que ve con mucha pena la forma en que ahora se comportan los niños y jóvenes por la crianza que reciben de sus padres. “Antes era otra cosa. El respeto a los padres era respeto de verdad. Uno no veía que un Día de los Padres había un llevadero y traidero de regalos, porque éramos pobres. Pero a los papás de uno había que tratarlos con respeto y no hacer que le dijeran las cosas dos veces. Ahora veo yo que le hablan a los muchachos, no les hacen caso y eso es una risa; por eso es que hay tantos delincuentes. Hacen lo que quieren y no los corrigen”, expresó el anciano.