Texas: Antecedentes de tensión racial donde murió mujer

Sandra Bland

EE.UU. — Bajo un calor abrasador de 38 grados centígrados (100 F), Sylvester Nunn emplea tres sombrillas usadas para protegerse tanto a él como a las sandías amontonadas en la caja de su vieja picop Chevy.

El hombre de 78 años vende sandías a la vera de una carretera en las afueras de Heampstead, donde la combinación perfecta de terreno arenoso y lluvia la consagra como la capital de las sandías en Texas. Durante la primera mitad del siglo XX, el área fue la mayor transportista de la fruta.

Pero es otra tradición más preocupante —la de las tensiones raciales— la que ha reflotado aquí en los días posteriores a la muerte de una afroamericana, Sandra Bland, en una celda del condado después que la detuvo un agente patrullero blanco tras una infracción de tránsito insignificante.

El video del enfrentamiento despertó pasiones latentes e hizo que algunos afroamericanos levantaran la guardia frente a los policías en el condado Waller y el condado sede de Hempstead, conocido en el pasado como “Empale seis tiros” debido a la violencia de los supremacistas blancos en los años de 1800. “He vivido aquí toda mi vida”, afirmó Nunn, afroamericano. “Sé que puede suceder, pero nada me ha sucedido a mí”.

Otros insisten en que el área a 80 kilómetros (50 millas) al noroeste de Houston ha dejado atrás su pasado atribulado. Bland, que se graduó en el 2009 en la cercana Universidad A&M de Prairie View, acababa de aceptar un empleo en su alma mater cuando fue encarcelada el 10 de julio por su enfrentamiento con el agente que detuvo su vehículo por no hacer seña de que cambiaba de carril. Tres días después la mujer del suburbio de Naperville, Chicago, apareció ahorcada en su celda, y el forense dictaminó suicidio. Familiares y partidarios de Bland cuestionan esa conclusión. El FBI investiga el caso.

“Es triste”, afirmó Michael Wolfe, alcalde de Hempstead desde 2004 y tercer alcalde negro desde los años 80. “No refleja realmente la gente que vive aquí. Crea un nivel de animosidad que podría no estar fundamentado. La comunidad ha cambiado enormemente”.

El fiscal Elton Mathis admite que “el condado “tiene y ha tenido muchas cosas de las que no estoy particularmente orgulloso en lo que respecta a la interacción racial”. Mathis dijo que comprende cómo algunos “que vean algunas de las cosas malas en nuestro pasado puedan concluir que este fue un asesinato y no un suicidio.

Pero agregó que “la gente debe entender que aquí hay una nueva generación en control del gobierno, una generación más progresista”.

El condado Waller lleva su nombre por Edwin Waller, un firmante de la declaración de independencia texana de México en 1836, quien cuatro años después fue el primer alcalde electo de Austin. Los blancos representan el 44% de los 47.000 residentes, los hispanos el 29% y los negros 25%.

En el área había varias plantaciones de algodón con esclavos, que fueron desmanteladas al término de la guerra civil en 1865. Más adelante, la violencia atribuida al Ku Klux Klan y otros grupos extremistas provocó el mote de “Empalme seis tiros”. Y más recientemente, estudiantes universitarios negros se quejaron de intimidación a los votantes.