Textileras del Cibao están en apuros

http://hoy.com.do/image/article/53/460x390/0/5B36FD4A-3ABC-4761-8B9C-9212FA4D0A0C.jpeg

POR ANSELMO SILVERIO
SANTIAGO.-
Empresarios de zona franca del Cibao dijeron ayer que el 80% de sus empresas dedicadas a la confección de pantalones están en apuro económico por la competencia internacional de precios.

Asimismo, advirtieron que otras están a punto de cerrar a causa de una baja de los contratos de producción de parte del mercado de los Estados Unidos, por lo que podrían registrarse nuevos despidos de empleados.

Los empresarios Simón Tomás Fernández, ex secretario de Obras Públicas; Julio Cabrera, fundador del parque industrial de Santiago y Andrés Santos Taveras, calificaron la situación de peligrosa.

 Coincidieron en que en lo que va de este año 2005, en esos parques industriales se han perdido más de 24,000 plazas de trabajo.

Fernández declaró que su empresa Industrias Femar cayó en un período económico muy difícil y estuvo a punto de cerrar el 30 de marzo pasado, al agotarse la materia prima y carecer de contratos de trabajo.

Este cierre no se produjo, agregó, porque la empresa  logró relación comercial con cuatro inversionistas. 

“Esta, al igual que otras fábricas están operando sin contratos de trabajo, financiando la compra de materia prima para colocar sus confecciones en el mercado de los Estados Unidos”, significó.

Dijo que, por ejemplo, la línea de empresas estadounidense Soprex “nos recomendó que para mantener el envío de paquetes tenemos que comprar la materia prima y enviar la mercancía, pero a todos costos de parte nuestra”.

Entienden que el mercado chino está absorbiendo la confección de pantalones de combate porque tienen costos muy por debajo que los del país y además la energía eléctrica que consumen es muy barata, pero que “no disponemos de recursos, porque para seguir financiando la producción, necesitaríamos US$2 millones.”

Por otra parte, Santos Taveras presidente de la firma Danco Manufacturing, dijo que muchas fábricas han tenido que reducir a tres en vez de cinco días de trabajo, recortando costos “para lograr mantener nuestras empresas en operación con la poca producción que nos está llegando”.

Consideró que el gobierno ha sido indolente con la situación económica de las zonas francas, “porque no ha querido entender que la fuerte competencia internacional nos está sacando del mercado, porque, en China por ejemplo se fabrican pantalones a siete en vez de 23 centavos de dólar”.

Algunas empresas no están pagando la renta de locales y otras han tenido problemas con los servicios de electricidad, agua y teléfono a causa de las altas tarifas, se explicó.

Cabrera, de la compañía Son Products, pidió al gobierno acudir en respaldo de las medianas empresas de zona franca, para que no sigan los despidos masivos de empleados, ya que, según dijo, hay una lista de suspensión preparada.

Los despidos, según Fernández, Cabrera y Santos Taveras, se han registrado en las zonas francas de Bonao, Montecristi, Mao, Esperanza, Salcedo, San Francisco de Macorís, Puerto Plata, Villa González, Tamboril, Licey, Moca, Gurabo, Matanzas, Navarrete y Santiago.