Tierra de Fuego, una isla sorprendente

http://hoy.com.do/image/article/217/460x390/0/9AF54C5B-4272-4960-AD01-5C9F5D3A2342.jpeg

Tal vez para quienes no han tenido la oportunidad de visitarla y por ende desconocen sus encantos, la isla Tierra del Fuego sólo sea un punto geográfico más, ubicado en la parte baja del globo terráqueo, en el extremo sur.

No obstante, esta isla, bautizada así por Hernando de Magallanes, es un lugar en donde cualquier mortal puede deleitarse sin que por un momento pierda su capacidad de asombro.

Este paisaje casi sin horizontes ejerce una particular fascinación a los visitantes. Geográficamente esta isla está compartida por Chile y Argentina a quienes les corresponde la parte occidental y oriental respectivamente.

Hacia el sur surgen bosques de árboles barbudos, torturados por el incesante viento, los pingüinos luchando contra el frío, barcos que zarpan desde Punta Arena, recorriendo canales salvajes y románticos, hasta Puerto Williams en el Canal Beagle.

A través de esta ruta algunos siguen hasta la Antártica, la última frontera, donde Chile tiene una aldea con hotel y todas las comodidades.

El nombre de esta isla proviene de la visión que tuvieron de ella los primeros marineros que exploraron sus costas quienes desde sus barcos divisaban sorprendentes fogatas. Con estas hogueras los aborígenes se protegían del frío y según cuenta la historia éstos la llevaban hasta en las canoas de corteza de lenga que utilizaban para pescar y cazar mamíferos marinos.

La provincia de Tierra del Fuego se encuentra en la región patagónica de la República Argentina, con una superficie de 1.002.445 km2.

Limita al norte con las aguas del Océano Atlántico Sur en el Mar Argentino; al este con las aguas del Océano Atlántico Sur y el meridiano de 25º oeste; al sur a los 90º sur en la meseta Antártica donde convergen todos los meridianos terrestres, y al oeste con el meridiano 74º oeste, con las aguas del Océano Pacífico Sur y con la República de Chile.

Habitada desde siempre por indios Onas y Yaganes, sólo fue explorada esporádicamente por europeos durante tres siglos. Sus dos principales ciudades fueron radicadas por misiones religiosas: la anglicana del pastor Tomás Bridge, que dio origen a Ushuaila en 1870, y la salesiana de José Fagnano en 1893, luego de Río Grande.

Pero su historia se relaciona fundamentalmente con su lucha por obtener su provincialización. Después de muchas idas y vueltas, fue designada territorio nacional en 1957, obtuvo la ley de promoción industrial en 1972 y se convirtió en la más joven provincia en 1990.

A su especialización tradicional en ganadería ovina y petróleo, sumó la explotación de sus recursos pesqueros y un acelerado proceso de industrialización. Las políticas de sustentación productiva y poblacional dinamizaron ramas como la fabricación de aparatos eléctricos, electrodomésticos, textiles y plásticos; que sin embargo desde mediados de los 90 se han visto afectados. En cambio, se produjeron mejoras en la industria pesquera.

La ganadería es uno de los sostenes básicos de la economía y una de las principales riquezas de Tierra del Fuego. Esta actividad se halla representada, fundamentalmente, por el ganado ovino. Se crían razas productoras de lana, como la Merino, y de doble propósito (carne y lana).

[b]Algunos detalles[/b]

Población: 69.923 personas

Superficie: 21.571 km2

Aspecto general: Es la provincia más austral de Argentina. Incluye la mitad de la isla de Tierra del Fuego, así como también la isla de los Estados. Está separada del resto del país por el estrecho de Magallanes, y su ciudad capital es Ushuaia, la que es considerada la ciudad más austral del mundo.

La zona norte del territorio está formada por una planicie ondulada con buena calidad de pastos. La zona meridional posee varios cordones montañosos con espesos bosques de coihue, lenga, ñire, calafate y helechos. Las costas de este sector son abruptas, presentando las bahías de Aguirre, Ushuaia y Lapataia.

Clima: De tipo frío húmedo, persistente. La mínima absoluta es de 21º C.