TIERRAMERICA SEMANARIO AMBIENTAL DE AMERICA LATINA

http://hoy.com.do/image/article/302/460x390/0/E85A85C9-6D6A-451D-A159-8A13F813EF84.jpeg

Frágil tregua en la deforestación de Olancho
Por Thelma Mejía *

La tala no cesa en el hondureño departamento de Olancho, pese a una veda parcial decretada por el gobierno en esa zona roja ambiental de Mesoamérica.

SALAMÁ, Honduras, (Tierramérica).- El asesinato impune de dos ambientalistas del departamento hondureño de Olancho y las infracciones a la prohibición de talar bosques amenazan una precaria tregua en esta zona siempre convulsionada por la deforestación.

“Esta paz relativa se puede interrumpir en cualquier momento, porque persiste la impunidad, y la veda parcial decretada para frenar la tala del bosque sigue siendo burlada”, dijo a Tierramérica la dirigente humanitaria Bertha Oliva, fundadora del Comité de Familiares de Detenidos-Desaparecidos y oriunda de Olancho.

Desde 1998 han muerto seis ambientalistas en este departamento que ocupa parte del este, centro y norte del país, con una superficie similar a la de El Salvador y cerca de 2,5 millones de hectáreas boscosas de especies madereras de gran valor. Más de la mitad de sus bosques han sido talados.

Los elementos que dieron pie a años de protestas de los pobladores “están tan vigentes como ayer. La gente resiente que no haya justicia para los autores intelectuales del fusilamiento de dos ambientalistas, mientras sigue el tráfico ilegal de madera”, observó Oliva.

La activista relató el pacto suscrito en febrero por grupos ecologistas contrarios a la deforestación y cooperativas de madereros, tras el asesinato cuatro meses atrás de los activistas Heraldo Zúñiga y Roger Murillo, del Movimiento Ambientalista de Olancho (MAO).

Las muertes fueron atribuidas a cuatro policías, puestos a disposición de la justicia en marzo tras intensa presión de organizaciones como Amnistía Internacional.

Los madereros se aglutinan en la cooperativa Primero de Mayo, cuyos integrantes mantienen una fuerte pugna con el líder del MAO, el sacerdote católico Andrés Tamayo.

En febrero, miembros de esa cooperativa tomaron la carretera que conduce a Tegucigalpa, reclamando que se levantara la veda al corte de árboles en varios municipios de Olancho decretada en 2006 por el gobierno de Manuel Zelaya.

Ante los incidentes y protestas que estuvieron a punto de desembocar en violencia, el gobierno estableció una comisión encargada de lograr un entendimiento e integrada por militares, representantes del Ministerio de Ambiente, del MAO y de la cooperativa Primero de Mayo. En ese ámbito se pactó la tregua.

Pero si no funciona, “analizamos medidas más profundas para garantizar una paz total” en la zona, dijo a Tierramérica el ministro de Defensa, Arístides Mejía.

En mayo del año pasado, el gobierno dispuso la suspensión de la tala de árboles en los municipios de Salamá, El Rosario, Jano, Silca y Manto.

Según dijo Tamayo a Tierramérica, la movilización de los campesinos organizados ha logrado frenar la tala en Salamá, Silca, Manto, El Rosario y Jocón, pero no en el resto de las comunidades afectadas.

El trasiego ilegal de madera continúa, según un control efectuado en la zona por el estatal Comisionado Nacional de los Derechos Humanos.

A las piezas taladas se les aplica una mezcla de agua y cal para opacar el tono oscuro característico de la madera recién cortada, según el informe del Comisionado.

En Salamá, donde reside Tamayo, grupos madereros han organizado a pobladores en cooperativas contrarias al movimiento ecologista, afirma el reporte.

Los 24 mil kilómetros cuadrados de Olancho albergan gran parte de la reserva de la biosfera del río Plátano, declarada patrimonio de la humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura.

El área forma parte del Corredor Biológico Mesoamericano, una iniciativa para restaurar la valiosa cadena boscosa de la región que comprende el sur de México y los siete países de América Central.

En los bosques de Olancho hay pinos (Pinus oocarpa, entre otras especies), caobas (Swietenia macrophylla), cedros (Cedrela odorata), robles (como los Quercus sapotifolia, Quercus bumelioides, Quercus oleoides) y guayabos (Psidium Guajava L.).

Los campesinos ecologistas afirman que la tala está alterando el régimen hídrico de los ríos de la zona.

La deforestación es un grave problema para Mesoamérica. Los incendios, la tala ilegal y la explotación descontrolada provocan una reducción de 400 mil hectáreas de bosques por año y si la tendencia no se revierte, en 2015 éstos habrán desaparecido, afirmaban registros científicos de 2002 del Corredor Biológico Mesoamericano.

Olancho ha sido una zona de recurrentes luchas por los recursos desde tiempos de la colonia española.

A mediados del siglo pasado, se lo consideraba el granero de América Central por su abundancia de maíz, frijol, arroz y sorgo. Pero la desaparición de los incentivos estatales a la agricultura hizo mermar esa producción.

Su población, de algo menos de medio millón de habitantes, vive del agro, el comercio, la ganadería y el trabajo forestal. La pobreza está muy extendida. En los últimos años, muchos han emigrado a Estados Unidos. Pero el negocio dominante es el bosque.

En 1997, mientras encabezaba una misión pastoral en las montañas que rodean la comunidad de Jocón, Tamayo presenció una escena imborrable: unos labradores se aprestaban a sepultar a un campesino en una bolsa de plástico porque no tenían dinero para comprar un ataúd ni madera para fabricarlo.

“Paradójicamente, allí había unos aserraderos y las comunidades estaban rodeadas de una gran riqueza forestal”, relató a Tierramérica el religioso. A partir de entonces, Tamayo organizó a unas 23 comunidades del norte de Olancho contra el trasiego ilegal de maderas finas.

*Colaboradora de IPS.

Esos poblados organizados están en los municipios de Manto, Guarizama, Silca, Salamá, Guata, Jano, Jocón, El Rosario, Mangulile, La Unión y Esquipulas del Norte. Allí la defensa del bosque “es un espíritu ardiente, como lo son las quemas ilegales para extraer madera”, dijo Oliva.

La exportación de maderas deja al país algo más de 50 millones de dólares y los destinos son Estados Unidos, el Caribe y  países europeos como Alemania, según la Asociación de Madereros de Honduras.

La legislación forestal se considera obsoleta, pero una nueva ley a punto de aprobarse recibe críticas de los ecologistas, que consideran nula la protección prevista para las reservas. La estatal Corporación Hondureña de Desarrollo Forestal, encargada de regular el uso de los bosques, ha sido cuestionada por denuncias de vínculos de algunas de sus autoridades con empresas madereras.

Para el sacerdote jesuita Ismael Moreno, el poder y la influencia de “los barones de la madera” es tal en Olancho que “gran parte de los candidatos a cargos políticos en ese departamento reciben financiamiento” de aquellos.

*Colaboradora de IPS.

Agricultores de Malawi usan sus heces para fertilizar

Por Pilirani Semu-Banda*
Los campesinos de seis de los 27 distritos de Malawi adoptaron un compost obtenido de excremento humano para eliminar los costos de los fertilizantes químicos.

BLANTYRE (IPS/IFEJ).- Hablar de excrementos es de mal gusto en cualquier parte. En Malawi es tabú en las 10 lenguas oficiales de ese país africano. Sin embargo, el uso de este desperdicio humano como fertilizante se expande en zonas rurales pobres.

Las comunidades de seis de los 27 distritos de Malawi ya no usan productos sintéticos, sino un fertilizante orgánico basado en heces humanas, resolviendo además problemas de saneamiento.

En este país del sudeste de África donde 65 por ciento de los habitantes viven con menos de un dólar por día, según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), pagar 11 dólares por una bolsa de 50 kilogramos de fertilizantes resulta inaccesible.

Ochenta y cinco por ciento de los más de 12 millones de habitantes del país son agricultores o trabajadores agrícolas, según la Organización Internacional del Trabajo.

En los últimos años, los cultivadores se embarcaron en la búsqueda de alternativas más baratas para mejorar el rendimiento de sus cultivos y encontraron una solución en casa.

“Mi familia y yo usamos letrinas en las que podemos agregar cenizas cada vez que vamos al baño, lo que acelera la descomposición. Luego de seis meses, el producto es añadido al suelo y es un fertilizante muy efectivo”, explicó Patrick Moyo, agricultor del septentrional distrito de Mzimba.

Moyo ya no gasta dinero en químicos, y sus rendimientos anuales de maíz y frutas se duplicaron desde que comenzó a usar este tipo de compost o fertilizante orgánico.

El Sínodo Livingstonia de la Iglesia Presbiteriana de África Central, una influyente entidad protestante de Malawi, aunó fuerzas con la organización no gubernamental internacional WaterAid para promover el reciclaje de excrementos.

Sangster Nkhandwe, director del Departamento de Desarrollo del Sínodo, afirma que la transformación de residuos humanos en fertilizante es “saneamiento ecológico” y plantea poco riesgos de transmisión de enfermedades.

“Hemos hecho varios estudios científicos sobre esta tecnología y hallamos que no hay ninguna amenaza a la salud humana, dado que los microorganismos son tratados inmediatamente cuando se agregan las cenizas”, señaló al ser entrevistado. “Los excrementos humanos contienen nutrientes valiosos para la agricultura, pero la mayor parte se pierden en los pozos sépticos tradicionales. Allí aparece el uso de las eco-letrinas para revertir esta situación”, explicó.

Según el gerente de políticas de WaterAid, Amos Chigwenembe, hay tres tipos de eco-letrinas y cámaras sépticas en las zonas que adoptaron este reciclaje: Arborloo, Fossa Alterna y Skyloo.

Arborloo es la más simple, porque implica menos cambios en las comunidades. Lo único que se requiere es que las personas planten árboles frutales sobre los pozos sépticos cuando están llenos.

“El árbol crece y utiliza el compost para producir frutos grandes y suculentos. Luego de unos años, el resultado es un huerto frutal con real valor económico”, dijo Chigwenembe en una entrevista.

Fossa Alterna requiere cavar dos pozos poco profundos. En uno se instala la letrina y en el otro los residuos maduran hasta convertirse en compost, en un sistema rotativo.

Skyloo trabaja en base al mismo principio, pero usando cámaras hechas con ladrillos. “Éstas se van rotando de manera similar a la Fossa Alterna. Tras un tiempo adecuado, el fertilizante se traslada a la huerta o la plantación”, dijo Chigwenembe.

* Este artículo es parte de una serie sobre desarrollo sustentable producida en conjunto por IPS (Inter Press Service) e IFEJ (siglas en inglés de Federación Internacional de Periodistas Ambientales).

Los diseños de eco-letrinas contemplan retretes cómodos y de bajo costo. Su peso y tamaño hace que sean fácilmente instalables y transportables para familias que a menudo dependen de carros o carretillas para trasladarse.

ECOBREVES
 México

Presiones por publicidad de comida chatarra

MÉXICO (Tierramérica).- Fabricantes mexicanos de comida “chatarra” ejercen fuertes presiones a través del gobernante Partido de Acción Nacional para que el parlamento deseche cualquier iniciativa de regular la publicidad de esos alimentos de bajo o nulo valor nutricional, afirman activistas. “El gobierno (del presidente Felipe Calderón) y su partido están comprometidos con las empresas de comida chatarra”, dijo a Tierramérica Alejandro Calvillo, director de la organización no gubernamental El Poder del Consumidor.

Desde hace semanas circula un proyecto para regular la publicidad, pero no logra mayor acogida parlamentaria.

Aunque la obesidad obedece a múltiples causas, los activistas consideran que la también llamada comida rápida juega un papel preponderante. Según cifras oficiales, entre 1999 y 2006, el sobrepeso en niños de cinco a 11 años de edad creció 40 por ciento y el diámetro de la cintura de las mujeres en edad fértil aumentó en promedio 10 centímetros.

Brasil

Hepatitis y malaria diezman a indígenas amazónicos

RÍO DE JANEIRO (Tierramérica).- La hepatitis y la malaria están diezmando a los indígenas en la cuenca del río Javari, en la frontera con Perú y el gobierno brasileño será denunciado por descuidar la salud de cinco etnias que suman tres mil personas. “El informe está casi listo” para presentarlo en junio a la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la Organización de los Estados Americanos (OEA) y Amnistía Internacional, informó a Tierramérica Jecinaldo Cabral, presidente de la Coordinación de las Organizaciones Indígenas de la Amazonia Brasileña, coautora de la denuncia con el Consejo Indígena del Valle del Javari.

La combinación de dos enfermedades que atacan el hígado “está disminuyendo la expectativa de vida” de los indígenas, señaló Hilton Nascimento, ecólogo y educador local del Centro de Trabajo Indigenista.

“Falta organización” y dedicación para vacunarlos, dijo a Tierramérica por teléfono.

Argentina

Manual para que ONG evalúen su conducta

BUENOS AIRES (Tierramérica).- Una herramienta para la autoevaluación del desempeño de organizaciones no gubernamentales fue presentada el 11 de este mes en Buenos Aires por la asociación Help Argentina.  “Es una grilla que ofrece tres opciones de respuestas posibles para cada aspecto, donde las entidades evalúan su propia gestión en distintas áreas, como relación con el gobierno, rendición de cuentas, recaudación de fondos o comunicaciones”, enumeró a Tierramérica Alejandra Gerosa, de Help, entidad que trabaja en el fortalecimiento de las organizaciones de la sociedad civil.

El cuadernillo “Rendir cuentas para darse cuenta. Autoevaluación para organizaciones de la sociedad civil” fue elaborado con aporte de expertos de varias organizaciones sociales.

“Permite reconocer cuáles son los aspectos a mejorar y cuáles están mejor sistematizados, y plantea recomendaciones”, añadió.