TIERRAMÉRICA
Etanol brasileño se queda solo

http://hoy.com.do/image/article/147/460x390/0/75818201-7FC6-47FF-AC53-85D1B2AAA7EE.jpeg

Mario Osava *
BRASILIA, feb (Tierramérica)
  La expansión de un mercado del etanol podría contribuir a mitigar el cambio climático “si se remueven las barreras comerciales en las economías desarrolladas”, sostuvo el presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, buscando atenuar la soledad con que Brasil defiende su combustible alternativo.

El mensaje de Zoellick, quien como representante comercial de Estados Unidos entre 2001 y 2005 fue un duro adversario de Brasil en las negociaciones internacionales, fue transmitido por vídeo al Foro de Legisladores del G8-5 sobre Cambio Climático, celebrado en  Brasilia el 20 y 21 de este mes.

El encuentro reunió a parlamentarios del Grupo de los Ocho (G-8) países más poderosos del mundo y de cinco emergentes –Brasil, China, India, México y Sudáfrica– y fue promovido por la Organización Global de Legisladores por un Ambiente Balanceado (GLOBE, por sus siglas inglesas) y la Alianza COM+, una sociedad de organismos internacionales y profesionales de la comunicación.

El G-8 está formado por Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Italia, Japón y Rusia.

En la reunión se debatió un documento sobre combustibles vegetales –menos contaminantes que los fósiles–, que incluía seis criterios de sustentabilidad y la necesidad de establecer un sistema de certificaciones para que el etanol y el biodiésel puedan ser recomendados para mitigar el cambio climático.

En las tres décadas que lleva usando alcohol carburante o etanol como sustituto de la gasolina o mezclado con ella, Brasil evitó la emisión de 600 millones de toneladas de gas carbónico, el principal factor del calentamiento del clima terrestre, señaló la ministra brasileña de Medio Ambiente, Marina Silva en la reunión el jueves.

La reducción de carbono obtenida con la menor deforestación amazónica de los tres últimos años fue de 500 millones de toneladas, comparó.

Una defensa más detallada quedó en manos de Marcos Jank, presidente de la Unión de la Industria Cañera de São Paulo, que congrega a más de la mitad de la producción brasileña de etanol.

El etanol permite reducir en más de 60 por ciento los gases de efecto invernadero emitidos por la gasolina, aseguró Jank.

La caña de azúcar, con 500 años de historia en Brasil, provee desde hace 30 un etanol energéticamente eficiente y, en los últimos tiempos, también electricidad de la biomasa de sus desechos vegetales. Su producción cuesta hoy sólo 30 por ciento de lo que costaba al inicio del programa de sustitución de la gasolina, creado en 1975.

El avance en productividad fue espectacular, y con la nueva tecnología de hidrólisis, que permitirá aprovechar hojas y residuos que constituyen dos tercios de su biomasa, se podrá duplicar la producción actual de siete mil litros por hectárea, según Jank.

En el futuro, este cultivo alimenticio ya no se conocerá como “caña de azúcar”, sino como “caña de electricidad y de etanol”, vaticinó.

Pero las noticias “sensacionalistas” y opiniones ampliamente divulgadas han distorsionado lo que puede erigirse en una solución, si bien parcial, al cambio climático, lamentó.

La destilación de etanol a partir de maíz y remolacha en Estados Unidos y Europa –que a la vez imponen elevadas barreras a la importación de etanol–, las preocupaciones ambientales y el escándalo de trabajadores cañeros sometidos a condiciones de esclavitud en Brasil generaron una ola de rechazo que bloquea la construcción de un mercado mundial de este combustible.

Hasta hace pocos años, el etanol aparecía como “la gran solución”, pero hoy se convirtió “en lo contrario”, una alternativa que en nada contribuiría a la mitigación del cambio climático, observó Anders Wijkman, miembro sueco del Parlamento Europeo.

   Parlamentarios reunidos en Brasilia, algunos de los cuales habían visitado experiencias brasileñas de producción de biocombustibles, se manifestaron bien impresionados por las ventajas ambientales, sociales y económicas que ofrece el etanol de caña, sobre todo para otros países en desarrollo.

Eco breves

BRASIL

Alga marina puede prevenir VIH

RÍO DE JANEIRO.- Una sustancia de uso vaginal, originada en un alga marina, promete ser un importante aliado de las mujeres para prevenir el contagio del VIH (virus de inmunodeficiencia humana, causante del sida).

El producto dio “resultados muy satisfactorios” en las pruebas con células humanas, informó a Tierramérica Luiz Roberto Castello Branco, coordinador del proyecto en la brasileña Fundación Oswaldo Cruz.

MÉXICO

Más restricciones al transporte

MÉXICO.- Desde julio se ampliará a los sábados el programa de restricción vehicular “Hoy no circula”, que rige de lunes a viernes en la capital mexicana.    La medida obliga a todos los automóviles, incluidos aquellos certificados como poco contaminantes, a dejar de circular al menos 10 sábados por año.

“Todo está listo” y hay acuerdo entre las autoridades de la ciudad de México y las del vecino estado homónimo, una zona con 20 millones de personas y cuatro millones de vehículos, señaló a Tierramérica Martha Delgado, secretaria de Medio Ambiente del distrito capitalino.    La disposición se añade a la prohibición de circular un día entre lunes y viernes, impuesta a los automóviles de más de 10 años.

ARGENTINA

Prohíben carreras de automóviles en reserva

BUENOS AIRES.- La justicia de la central provincia argentina de Córdoba ordenó suspender la construcción de un circuito de rally en la reserva natural Parque San Martín.

La obra, que comenzó este mes sin un estudio de impacto ambiental, “es inaceptable e ilegal”, dijo a Tierramérica Raúl Montenegro, presidente de la Fundación para la Defensa del Ambiente, que presentó el recurso de amparo.

La reserva en cuestión es “un oasis único que conserva ambientes y especies nativas de dos ecosistemas, el del Chaco Serrano y el del Espinal”, explicó Montenegro, satisfecho con la disposición judicial.

La entidad argumentó que la reserva alberga más de 120 especies de aves. No es posible que una zona protegida sea destruida para una competencia.

Islas Galápagos en busca de energías limpias

Por Stephen Leahy*

TORONTO, feb (Tierramérica)  Ecuador dio el primer paso para poner fin a la dependencia petrolera de las islas Galápagos, en el océano Pacífico, con la inauguración de un parque eólico de 10,8 millones de dólares en San Cristóbal.

   El presidente ecuatoriano Rafael Correa recorrió el parque al celebrarse el 18 de este mes el 500 aniversario del descubrimiento de las Galápagos, y propuso declararlas libres de combustibles fósiles para 2015.

Ubicado a mil kilómetros de la costa ecuatoriana, el archipiélago está compuesto por 17 islas pequeñas y 13 grandes. Tiene 30 mil habitantes y recibe más de 120 mil turistas por año.

Casi todo llega del continente, inclusive las enormes cantidades de gasóleo para el transporte y la generación eléctrica. En 2001, un buque cisterna chocó contra un arrecife en San Cristóbal, una de las islas principales, y derramó unos 568 mil litros de combustible en el océano.

Afortunadamente, las corrientes se llevaron la contaminación mar adentro, salvando especies vegetales y animales que sólo existen allí.

Tras esa casi catástrofe ambiental, Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Rusia se asociaron a Ecuador, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y nueve de las mayores empresas eléctricas del mundo para construir el Proyecto Eólico San Cristóbal.

“Cincuenta por ciento de la energía de San Cristóbal ahora procede de las tres turbinas eólicas de 800 kilovatios” que comenzaron a funcionar en octubre, dijo a Tierramérica Jim Tolin, gerente del Proyecto.

El gasóleo suministra el resto de la electricidad a los seis mil 100 habitantes de la isla, explicó.

Casi la mitad de la inversión del proyecto fue suministrada por la empresa estadounidense American Electric Power, Ecuador aportó 3,2 millones de dólares y otro millón corrió por cuenta de diferentes entidades de Naciones Unidas. Los asociados establecieron un fideicomiso para ayudar a financiar la operación y el mantenimiento del parque.

El boom del turismo ha hecho de Galápagos uno de los sitios de mayor crecimiento económico en América Latina.

Por Stephen Leahy*

TORONTO, feb (Tierramérica)  Ecuador dio el primer paso para poner fin a la dependencia petrolera de las islas Galápagos, en el océano Pacífico, con la inauguración de un parque eólico de 10,8 millones de dólares en San Cristóbal.

El presidente ecuatoriano Rafael Correa recorrió el parque al celebrarse el 18 de este mes el 500 aniversario del descubrimiento de las Galápagos, y propuso declararlas libres de combustibles fósiles para 2015.

Ubicado a mil kilómetros de la costa ecuatoriana, el archipiélago está compuesto por 17 islas pequeñas y 13 grandes. Tiene 30 mil habitantes y recibe más de 120 mil turistas por año.

Casi todo llega del continente, inclusive las enormes cantidades de gasóleo para el transporte y la generación eléctrica. En 2001, un buque cisterna chocó contra un arrecife en San Cristóbal, una de las islas principales, y derramó unos 568 mil litros de combustible en el océano.

   Afortunadamente, las corrientes se llevaron la contaminación mar adentro, salvando especies vegetales y animales que sólo existen allí.

Tras esa casi catástrofe ambiental, Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Rusia se asociaron a Ecuador, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y nueve de las mayores empresas eléctricas del mundo para construir el Proyecto Eólico San Cristóbal.

 “Cincuenta por ciento de la energía de San Cristóbal ahora procede de las tres turbinas eólicas de 800 kilovatios” que comenzaron a funcionar en octubre, dijo a Tierramérica Jim Tolin, gerente del Proyecto.

El gasóleo suministra el resto de la electricidad a los seis mil 100 habitantes de la isla, explicó.

Casi la mitad de la inversión del proyecto fue suministrada por la empresa estadounidense American Electric Power, Ecuador aportó 3,2 millones de dólares y otro millón corrió por cuenta de diferentes entidades de Naciones Unidas. Los asociados establecieron un fideicomiso para ayudar a financiar la operación y el mantenimiento del parque.

El boom del turismo ha hecho de Galápagos uno de los sitios de mayor crecimiento económico en América Latina.

97 por ciento

Aunque 97 por ciento del territorio está protegido y fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), esa agencia ha advertido que el turismo, las especies invasoras, la inmigración y la pesca ilegales son peligros graves para las islas.

Correa decidió declararlas en estado de emergencia, designó a un nuevo gobernador provincial y restringió los vuelos, el turismo y los permisos de residencia. Desde este año, todos los visitantes deberán presentar una credencial con fotografía para ingresar, como parte del control del tránsito.

   El Proyecto Eólico San Cristóbal pasó por evaluaciones ambientales y muchos cambios para minimizar su impacto en las especies locales.