Tierras raras son base para la minería moderna

3D_Economía_13_3,p01

Metales como las tierras raras, el vanadio o el litio se han convertido en estratégicos por sus aplicaciones en el sector tecnológico o en la automoción eléctrica, lo que ha llevado a las empresas mineras a poner el foco en estos elementos despreciados hace años y ahora imprescindibles para fabricar baterías o para almacenar la energía renovable.
“Hace diez o quince años valían cero, porque no se utilizaban para nada”, dijo el vicepresidente ejecutivo de Berkeley Minera, Francisco Bellón. Esa situación ha cambiado radicalmente y en un país como España, por ejemplo, hay “muchos” permisos de investigación pedidos ante el interés de la industria, situación que se repite en numerosos países.
La lista de minerales estratégicos va cambiando con el desarrollo tecnológico, aunque, en opinión del director general de la Confederación Nacional de Empresarios de la Minería y la Metalurgia (Confedem) española, Vicente Gutiérrez, los metales “del futuro” son “los que están relacionados con la transición energética”.
Así, crece de forma exponencial el precio del vanadio -utilizado en baterías- o la demanda del litio o el cobalto. El siguiente listado recoge las materias primas estratégicas y sus aplicaciones en la industria. Tierras raras, que son un grupo de diecisiete metales de la tabla periódica -entre los que está el itrio, el cerio o el gadolinio -sin los que no se pueden fabricar celulares y computadoras y sin los que se retrocedería a los dispositivos antiguos. Las baterías de vanadio se fabrican exclusivamente con ese metal y son capaces de seguir cediendo grandes cantidades de energía a la vez que se están cargando.