Tirso Mejía Ricart propone depurar Policía Militar Electoral

4A_El País_20_1g,p01

El papel de la Junta Central Electoral (JCE) ante una eventual compra y venta de votos y cédulas no debe ser otro que el de depurar la Policía Militar Electoral, y someter a quienes pretendan convertir las próximas elecciones en un mercado persa, afirmó Tirso Mejía Ricart, del Partido Revolucionario Moderno (PRM).
Asimismo expresó que los partidos y la ciudadanía deben exigir el respeto a la soberanía popular, con todos los recursos a su alcance, para garantizar un futuro democrático.
Mejía Ricart se refirió en esos términos al cuestionarse las declaraciones emitidas el día 9 de este mes por el presidente de la JCE, Julio César Castaños Guzmán, que la compra y venta de votos es una práctica deleznable, y que ese organismo creará un centro de llamadas para recibir denuncias de ese tipo.
Al hacer el señalamiento, el dirigente perremeísta planteó que con ese argumento Castaños Guzmán lo que pretende es “lavarse las manos Pilatos”, a pesar de que el día de las elecciones la JCE tiene el control de la fuerza pública.
En cuanto a las primarias del 6 de octubre de 2019, en las que se escogieron los candidatos del PRM y del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Mejía Ricart cuestionó que Castaños Guzmán considerara como una “extravagancia” que algunos sectores calificaran de ilegítimas esas primaras porque hubo compra de votos. “Pero el reporte de los observadores nacionales e internacionales establecieron que en más del 30% de los centros de votación era patente la compra de votos y cédulas, lo que permitió que esos resultados en el PLD lo decidieran el sector con más recursos para comprarlos”, dijo Mejía Ricart.
En ese contexto planteó que, si en esas primaras el PRM no resultó afectado porque usó un padrón cerrado, “no será el caso en las elecciones de febrero y mayo próximos”.
“Hay más, en esas elecciones se podrán comprar también delegados de otros partidos para hacer de las suyas, donde el PLD tiene mayor control social y hay más miseria en las zonas rurales y fronterizas”.
Además expresó que no se puede suponer que, desmanes como los que se presenciaron el 6 de octubre, puedan quedar en simples querellas.