Todavía CAFTA enfrenta escollos

http://hoy.com.do/image/article/54/460x390/0/F82C163D-2EED-43E8-800C-B72CDC61B961.jpeg

WASHINGTON (AP).- El presidente George W. Bush necesitó menos de tres meses para que el Congreso aprobara pactos comerciales separados con Australia, Chile, Marruecos y Singapur, pero desde hace un año languidece su propuesta de hacer algo similar con el CAFTA, el tratado con América Central y República Dominicana.

Los que piden ahora someter ese proyecto a votación lo antes posible, sin embargo, no son los partidarios del CAFTA sino sus detractores.

“Que lo sometan a votación o que lo anulen para comenzar de nuevo”, pidió el senador demócrata Byron Dorgan, según el cual el tratado acelerará la pérdida de empleos en Estados Unidos y aumentará el déficit comercial.

Los partidarios del CAFTA pronostican que la propuesta sería sometida a votación en mayo sobre la eventual eliminación de los aranceles a casi todos los productos agrícolas e industriales exportados a Costa Rica, la República Dominicana, El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua. Los funcionarios estadounidenses firmaron el pacto el 28 de mayo del 2004, pero debe ser aprobado por el Congreso antes de entrar en vigencia.

El representante republicano Kevin Brady, máximo exponente del CAFTA en la cámara baja, sostiene que la votación ocurrirá a fines de junio o mediados de julio.

En una conferencia de prensa ofrecida el martes por Bush en la Casa Blanca, el presidente defendió nuevamente el acuerdo como “un buen resultado para los trabajadores y agricultores estadounidenses y para los pequeños empresarios.

“El 80% de los productos de América Central y la República Dominicana entran ahora en Estados Unidos libres de aranceles”, indicó el mandatario. “El CAFTA igualará la situación al hacer que el 80% de las exportaciones estadounidenses a esos países sean libres de aranceles”.

Además de desmontar las barreras arancelarias en un mercado mayor que Rusia, la India e Indonesia juntas, los partidarios del CAFTA sostienen que el acuerdo fomentará la estabilidad política y económica en América Central.

Pero sus oponentes destacan la celeridad con la que Bush logró que fueran aprobados los otros tratados, e insisten que si el CAFTA tuviera la misma idoneidad y beneficios que los otros, habría sido ratificado hace tiempo por el Congreso.

El representante demócrata Sherrod Brown dijo que si los 435 miembros de la Cámara votarán ahora, 190 demócratas y 40 republicanos se pronunciarían en contra. Entre los oponentes al pacto figura el Grupo Legislativo Hispano de la Cámara y 14 de sus 21 miembros, todos ellos demócratas, se oponen tenazmente.

La representante demócrata californiana Hilda Solis dijo que como la única representante en el Congreso de ascendencia centroamericana _ su familia es de Nicaragua _ desea promover el desarrollo en la región, pero solamente mediante un acuerdo que “evite la exportación de empleos estadounidenses y la explotación de los trabajadores en el extranjero”.

El grupo empresarial Business Roundtable, que agrupa a capitanes de la industria y las empresas más destacadas de Estados Unidos, se unió la semana pasada a otras asociaciones mercantiles para lanzar una campaña publicitaria y de gestiones a favor del CAFTA.

Y el presidente de la Asociación de Estudios de Cine de Estados Unidos, Dan Glickman _ que fue secretario de Agricultura con el presidente Bill Clinton _ escribió a los legisladores para pedirles su rápida aprobación del pacto. Indicó que el CAFTA protegerá los derechos de autor y la propiedad intelectual al mismo tiempo que retirará las barreras arancelarias a las exportación de películas, música, software, libros y revistas de Estados Unidos.