¡Todo por la ciencia! Científico alemán se congelará por 150 años

científico

Congelará su cuerpo y luego de 150 años restaurarán sus funciones biológicas, son los planes del profesor alemán Klaus Sames, de 75 años de edad, quien asegura no está mal de la cabeza al planear someterse a un proceso de criopreservación con tal de ver el mundo dentro de un siglo y medio.

“Estoy cien por ciento consciente de lo que estoy haciendo. Estoy bien de la cabeza”, aseguró el anciano que durante gran parte de su vida estudió gerontología, la ciencia que estudia aspectos biológicos y sicosociales de la vejez

Sames enfriará su cuerpo hasta 196 grados bajo cero. Luego, unos abogados constatarán su muerte cerebral y en no más de cinco minutos sus asistentes tendrán que trasladarlo a un baño de 132 libras de hielo.

Si sus asistentes se pasan con un minuto más el experimento será todo un fracaso. Las células de Same empezarán a descomponerse y no será posible devolverle la vida, como confía este científico alemán que a partir 1995 se interesó por estudiar las posibilidades para extender la vida humana en la tierra a través de la congelación de los organismos vivos (criónica) y su posterior restauración.

La criónica es una práctica que hasta el momento solo se permite con cadáveres  humanos ante la escasa posibilidad de resucitar un organismo congelado en el futuro.

De acuerdo al sitio web actualidad.rt.com el cuerpo del profesor será llevado a Cryonic Institute, una empresa estadounidense a la que Sames pagó 21 mil euros para que reemplacen su sangre por una sustancia química que congelará sus células hasta que los profesionales aprendan a revivirlas, según él, en unos 150 años.