“Todos hemos nacido para el éxito”

V6

No basta con querer conseguir algo, es necesario desearlo por encima de todo, quererlo de verdad para tener resultados positivos, así lo precisa la doctora Chérie Carter-Scott en su libro “El juego del éxito” (editorial Grijalbo).
Según expresa en éste, “todos hemos nacido para el éxito, y únicamente depende de nosotros conseguirlo, de nuestra actitud en el camino que nos conduzca a él”.
Reglas para obtener éxitos.
La doctora Chérie Carter-Scott enumera estas reglas:
1.- Para tener éxito hay que desearlo. Pese a que te parezca increíble, no siempre deseamos lograr lo que en teoría queremos, aunque ese “no deseo” permanezca muy escondido en el fondo del corazón. Cuando de verdad deseas algo con fuerza, produce en tu interior una reacción interna que te dice con claridad: sí, puedo lograrlo y voy a hacer todo lo posible para ello.
La doctora pone como ejemplo a las personas que dicen que hacen todo tipo de dieta para adelgazar y nunca lo logran.
Añade, asimismo, que esto puede suceder porque posiblemente la persona esté haciendo la dieta pero no lleve adecuadamente el régimen que se requiere para adelgazar, esto tal vez porque en el fondo hay algo que le produce temor a estar delgado, ya que de alguna manera esto le obligaría a plantearse una nueva relación consigo mismo y con el mundo.
“Cuando el éxito se te resiste, el problema puede estar en la incertidumbre o ambivalencia de tus deseos.
“Lo deseo, pero…” Precisamente ese ‘pero’, que es una mezcla de sentimientos de ansiedad, culpa y miedo, se erige como el principal impedimento a la hora de que alcances tus sueños o tus objetivos en la vida”.
¿Qué es y qué no es el éxito? Precisa que “el éxito es la unión de tus aspiraciones y la realidad. Al ser subjetivo y objetivo a la vez, para algunas personas es la consecución de grandes metas, mientras que para otras son las pequeñas recompensas que conlleva la vida diaria, como sentirse querido por un hijo o poder disfrutar de una comida deliciosa”.
¿Sabes lo que quieres?
2.- Lo primero es definir tus propósitos, los requisitos para lograr lo que te propones son; tener confianza en ti mismo, concretar lo que quieres y diseñar un plan de acción. Confía en tus recursos, la autoconfianza es un sentimiento que te otorga la seguridad de tener todo lo necesario para llevar a cabo lo que te propones. Es una sensación de poder que viene de saber que puedes contar con todos tus recursos.
En esta segunda regla la autora pone como ejemplo el problema de la inseguridad. Las interrogantes sobre el fracaso a lograr algo, poner un negocio, etc.
Dice al respecto. “Todos nacemos con sentido innato de confianza en nosotros mismos, pero disminuye con el paso de los años debido a experiencias negativas o las opiniones de los demás. Hay dos formas de recuperarlas. Una, refuerza tu interior, acepta pequeños retos, celebra los pequeños éxitos, encaja los fracasos; mira a los que triunfaron en parecidos empeños, imita su confianza aprendiendo de sus actos y sus fallos.
Concreta tus objetivos
3.- En esta regla la doctora indica que “todos tenemos idea de lo que deseamos, pero lo que hace realidad esas visiones es definirlas en objetivos concretos. Mientras que los sueños son un marco elevado de intenciones, los objetivos son algo tangible, tienen fecha, es decir que son la traducción de los sueños concretos.
Uno de los problemas que se podrían presentar, añade, es que se confundan los sueños con las metas. “Está claro que los sueños, por reales que nos parezcan, si no se llevan a la práctica mediante la consecución, de pequeños objetivos a metas, se quedarán únicamente en sueños”, dice.