Tokio y Seúl vuelven a enfrentarse por la declaración sobre esclavas sexuales

Tokio. El Gobierno japonés presentó hoy una revisión de sus disculpas oficiales por el reclutamiento de esclavas sexuales en Corea del Sur durante la II Guerra Mundial, una iniciativa que sido criticada con dureza por Seúl y que amenaza con deteriorar las relaciones bilaterales.

El Ejecutivo liderado por Shinzo Abe ha promovido una revisión de la declaración aprobada por el Gobierno nipón en 1993, en la que se ofrecían disculpas a las víctimas y se las denominaba de forma eufemística como “mujeres de confort”.

Tras negar durante años el sistema de esclavitud sexual militar, Tokio lo reconoció cuando salieron a la luz testimonios de las víctimas en 1993 y se excusó, aunque desde entonces Seúl mantiene que aquellas disculpas no fueron sinceras y reclama más indemnizaciones para las afectadas.

La revisión, elaborada por un grupo de expertos bajo encargo del Gobierno y presentada hoy ante el Parlamento nipón, asegura que Tokio no verificó los hechos mencionados en los testimonios de las mujeres afectadas, lo que pone en duda la autenticidad de sus declaraciones, según recoge la agencia nipona Kyodo. “Hemos analizado los hechos disponibles cuando se redactó la declaración.

Y dejaremos a los intelectuales y a los expertos que decidan cómo la historia y el asunto de las mujeres de confort, deben ser evaluados”, dijo el ministro portavoz del Gobierno nipón, Yoshihide Suga, al presentar el informe en rueda de prensa.

El Gobierno “mantendrá la declaración” de 1993 y su posición “no cambiará en absoluto”, afirmó Suga, quien expresó su confianza en “mejorar las relaciones con Seúl como un socio importante”.

El Ejecutivo surcoreano, no obstante, ha “lamentado profundamente” esta revisión, y ha señalado que se trata de un acto “contradictorio y sin sentido”, en un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores.

“La modificación de la verdad no es un asunto de negociaciones entre los dos países”, señala la nota, que también añade que la comunidad internacional “no tolerará” la iniciativa de Tokio y anuncia que Seúl “tomará las medidas apropiadas” al respecto.

Unas 200.000 niñas, adolescentes y jóvenes, más de la mitad de ellas coreanas, fueron reclutadas de forma forzosa Durante la II Guerra Mundial (1939-1945) por el Imperio Japonés para proporcionar servicios sexuales a sus soldados.

La mayoría de las afectadas ha fallecido ya, aunque en Corea del Sur todavía viven 54 mujeres afectadas con una edad media de 88 años.