Toledo enfrenta escándalo amoroso

LIMA (AFP).- Un presunto vínculo amoroso del presidente Alejandro Toledo con una agente de policía -bautizada como ‘Lady Bi’- que habría obtenido privilegios por esa relación, llegó hasta al Congreso peruano, que dejó de lado otros temas para investigarlo, mientras la prensa se regodea en el escándalo.

El caso fue tema de primer orden en la Comisión de Fiscalización del Parlamento, que citó a la teniente Lady Bardales, quien integró el selecto equipo de agentes encargados de la seguridad del Jefe de Estado, para que responda sobre los beneficios de que habría disfrutado.

El año pasado medios de prensa deslizaron la versión sobre una relación sentimental de Toledo -casado con Eliane Karp- con una agente de su equipo de seguridad, pero recién hace dos semanas el caso adquirió visos de presunto favoritismo por los beneficios que habría recibido Bardales.

La presentación de la agente generó gran revuelo en el solemne Congreso peruano, con legisladores que dejaron sus labores habituales y temas de interés nacional para verla de cerca y decenas de periodistas que buscaban interrogarla y tomarle fotos, en un espectáculo tumultuoso propio de una estrella de cine.

El interrogatorio se efectuó en una “sesión secreta” por votación mayoritaria de congresistas oficialistas, en medio de protestas de legisladores de oposición quienes, escandalizados, dijeron que una sesión reservada sólo se justifica cuando hay de por medio un tema de seguridad nacional.

‘Lady Bi’ -cuya foto aparece en primera plana en siete diarios de Lima- debía responder por acusaciones de desbalance patrimonial y compra de propiedades que los investigadores juzgan fuera del alcance de su salario como oficial de policía.

El caso salió a luz cuando un programa político de televisión denunció días atrás que la teniente Bardales, una agraciada joven veinteañera, había logrado sorprendentes privilegios al parecer por su cercanía con el jefe de Estado.

La joven oficial adquirió un terreno agrícola pagando 47.000 dólares, un auto deportivo por 5.800 dólares y además dos de sus familiares cercanos fueron designados agregados civiles en embajadas del exterior. Todo ello cuando pertenecía a la seguridad de palacio.

A ello se agrega que hace unos diez días la teniente atropelló con su automóvil a una ciudadana, sin tener sus documentos en regla, pero fue tratada con mano blanda, sin afrontar los gastos por los daños ocasionados, según los familiares de la víctima.

Tras estallar el escándalo la prensa con humor corrosivo bautizó a la teniente Bardales como ‘Lady Bi’, a la vez que el caso despertó las suspicacias de los legisladores que decidieron citarla no para que hable de su relación con el mandatario, sino sobre su extraño desbalance patrimonial.

Sin embargo, la pregunta sobre esa supuesta relación con Toledo no estuvo ausente. Bardales respondió: “Me reservo el derecho de contestar”, según la prensa limeña, que suele estar informada de todo lo que se habla en las sesiones “secretas”.

La oficial también dijo que no hay desbalance en sus ingresos, que el terreno que compró es una herencia de su abuela, que ahorró para comprar su auto y que no sabía que familiares suyos eran agregados civiles en el exterior.

Este martes la prensa se regodea con el caso: “A Lady, ni con el pétalo de una rosa”, tituló La República, mientras Perú21 y La Razón coinciden en que ‘Lady Bi’ no aclaró su relación con Toledo.

Más cáustico se mostró Expreso que rotuló “parecía una Primera Dama”, al precisar que al llegar Congreso se cerraron las calles a su paso, que llegó con fuerte resguardo y además con tres abogados.

Hasta el momento, la primera dama, Eliane Karp, ha guardado absoluto silencio sobre el tema de ‘Lady Bi’.