Toma fuerza la versión copiloto habría estrellado el Airbus A320

m1

Los pasajeros a los que sólo les quedaban unos momentos de vida gritaron aterrorizados y el piloto golpeaba frenéticamente la puerta de la cabina de mando mientras el copiloto dirigía el Airbus con 150 personas a bordo hacia una ladera de los Alpes. El recuento difundido ayer sobre los últimos momentos del vuelo 9525 de la compañía Germanwings provocó que algunas líneas aéreas impusieran inmediatamente normas más estrictas en las cabinas de mando, y generaron interrogantes angustiantes sobre el móvil del copiloto alemán de 27 años, cuya respiración nunca se alteró hasta que desintegró el avión y a todos sus ocupantes.

“No tenemos idea de la razón”, dijo el fiscal Brice Robin en Marsella al revelar las escalofriantes conclusiones alcanzadas por los investigadores tras reconstruir los últimos minutos del vuelo a partir de la grabadora de voces de la aeronave. La intención del copiloto Andreas Lubitz era “destruir este avión”.

Funcionarios franceses, alemanes y estadounidenses dijeron que no hay indicios de que se haya tratado de un acto terrorista.

El fiscal no dio detalles sobre por qué los investigadores no sospechan un móvil político; en lugar de ello, están enfocándose en el “ambiente personal, familiar y profesional” del copiloto para intentar determinar la razón que lo impulsó a hacerlo.

La canciller alemana Angela Merkel, cuya nación perdió a 75 personas en el vuelo, dijo que las conclusiones ponen a la tragedia en una “nueva dimensión, simplemente incomprensible”. El piloto salió de la cabina de mando aparentemente para ir al baño, y Lubitz asumió el control de la aeronave. Repentinamente inició un descenso manual, y el piloto comenzó a golpear la puerta. No hubo respuesta. “En la cabina de mando había un silencio absoluto”, dijo el fiscal, excepto por la respiración estable que según él indica que Lubitz no era presa del pánico, sino que actuó en forma tranquila y deliberada. El A320 está diseñado con medidas de seguridad que permiten ingresar a la cabina en caso de emergencia.