Toño Rosario celebra sus 30 años de carrera en Puerto Plata

4C_¡Alegría!_18_1,p01

Con un repertorio de más de veinticinco canciones, el merenguero Toño Rosario recorrió sus treinta años de carrera en la música con un concierto celebrado la noche del pasado sábado en el Anfiteatro de Puerto Plata.
El público que se dio cita al evento “Toño Rosario, 30 aniversario” comenzó a llegar desde antes de las 9:00 de la noche, hora en la que estaba pautado el evento. Y aunque la espera para ver a “El Kukito” en escena se postergó hasta pasadas las 11:00 de la noche, y el público continúo entrando, el aforo no se llenó por completo.
Con sus doce músicos ubicados en el escenario, tres coristas y un cuerpo de baile integrado por seis mujeres, Toño Rosario hizo su entrada vestido con un traje plateado y dorado y de inmediato saludó a su “corillo”.
“Yo quiero un aplauso bien fuerte para toda mi gente de Puerto Plata… y quiero saber ¿dónde está mi corillo”?, expresó el artista, mientras que en el cielo comenzaban a brillar las luces de los fuegos artificiales que anunciaban que aquello solo era el comienzo de una velada cargada de éxitos, que partió con el clásico “María (guayando)”.
El escenario, con varias figuras geométricas de colores, pantallas y un piso con luces, sirvió de complementos perfectos para que Toño Rosario se la luciera y continuara con su arsenal de canciones, entre éstas “Vengo acabando”, “Adolescente”, “Me tiene amarrao’”, “Tonto amor”, “Si te vas” y su éxito de siempre “Es mi vida”, perteneciente a su primer disco como solista “Y más…” (1990).
La carrera musical de Máximo Antonio del Rosario Almonte, mejor conocido como Toño, inició junto a sus hermanos Pepe, Rafa, Luis, Tony y Francis en el grupo Los Hermanos Rosario con quienes cosechó múltiples éxitos; luego, en 1990, decidió emprender su carrera como solista.
“Tu mujer”, “Hasta que no pueda más”, “Me olvidé de vivir”, “Qué sabe nadie”, “Como no voy a decir”, “Así fue” y “No te perdono más”, fueron los siguientes temas que provocaron que algunas parejas, que no querían desaprovechar estos clásicos sin bailarlos, comenzaran a bailar entre los pasillos.
Aunque durante estos años de carrera Toño Rosario ha tenido sus altas y sus bajas, en la celebración de estas tres décadas no podía pasar por alto agradecerle a su público por el apoyo de siempre.
“Gracias a Luis Medrano, que tuvo que trabajar tantas noches para lograr todo esto tan bello para ustedes. Un aplauso para todos los periodistas y a todos los dominicanos porque ustedes son los que me han mantenido aquí en estos treinta años. Gracias por celebrar conmigo este aniversario”, manifestó el artista, y enseguida pasó a interpretar “Mi gente” y “Quisiera amarte menos”.
Ya transcurrida una hora del concierto, el merenguero salió del escenario para un cambio de vestuario, mientras su banda se quedó tocando el instrumental de “Es mi vida”.
“Señores, discúlpenme, ustedes saben que yo soy así y así seré siempre y por eso es que ustedes me aman porque soy así y así seré hasta la muerte. Ustedes me quieren y yo los amo por eso vine aquí a celebrar mi 30 aniversario para todos ustedes”, comentó “El Galáctico” al regresar vestido con un traje azul y rayas plateadas, tras permanecer por varios minutos detrás del escenario.
“Déjala”, “El Cuco”, “Estúpida”, “Otra como tú”, “Volver a empezar” y su esperado “Dale, vieja, dale”, en compañía de sus bailarinas, le dieron continuidad a la noche que estuvo bastante fresca gracias a las temperaturas de estos últimos días.
Tras este tema, “El Kukito” bajó del escenario y, como es costumbre en algunas personas, empezaron abandonar el anfiteatro para evitar el famoso tapón a la salida.
Después de otra prolongada espera con el cambio de ropa, Toño retornó vestido con un pantalón negro, camisa blanca, un corbatín y un abrigo y volvió a encender al público con “Cumandé”, un tema que popularizó junto a sus hermanos en el grupo Los Hermanos Rosario.
Su inseparable compañera, Yari, no podía quedarse sin pisar el escenario y lo hizo por petición de Toño, quien la llamó para que lo ayudara con el vestuario, además le pidió un beso y entonces le dedicó la canción “Beso a beso”. Acto seguido cantó “Discúlpame” y “Resistiré”.
Cierre. Tras ver a un hombre vendiendo bebidas entre el público, Toño aprovechó para recordar: “Cuando yo era muchacho en las fiestas patronales de Higüey yo salía con mis laticas vendiendo como él, y mira aquí dónde estoy gracias al Señor. Gracias Padre. No te avergüences de tu trabajo, pórtate bien y sigue trabajando”, fueron las palabras del artista para el vendedor, a quien luego invitó a bailar en el escenario a ritmo de “Toy encendío”.
El concierto finalizó con el hit “Alegría” y un show de fuego artificiales a la 1:00 de la mañana.