Tony Bennett exhibe su jazz en álbum pop nominado al Grammy

tonny

NUEVA YORK. Tony Bennett realmente encaja este año en una categoría distinta a la que ha sido nominado el último cuarto de siglo en los Grammy. El cantante de 89 años compite nuevamente por el gramófono dorado al mejor álbum de pop vocal tradicional, por “The Silver Lining: The Songs of Jerome Kern”, junto con Barry Manilow, Josh Groban, Seth MacFarlane y, sorpresivamente, Bob Dylan.

Es un premio que Bennett ha ganado 12 veces desde que la categoría se estableció en 1992, incluyendo el año pasado por “Cheek to Cheek”, su álbum de duetos con Lady Gaga. Pero a diferencia de sus discos de duetos con Gaga y otras estrellas pop contemporáneas, “Silver Lining” es una colaboración sublime e íntima con el pianista Bill Charlap.

“Creo que debería ser un álbum de jazz por Bill Charlap, que es un gran pianista de jazz. Esa es la razón por la que hice este álbum”, dijo Bennett en una entrevista reciente en su estudio de arte con vista a Central Park. “Sencillamente no puedo creer lo mucho que él entiende de piano, sabe cuándo parar, cuándo seguir de largo y cuándo mantener las cosas muy simples”.

Charlap, hijo del compositor de Broadway Moose Charlap (”Peter Pan”) y la cantante pop Sandy Stewart, comparte la devoción de Bennett por el gran cancionero estadounidense. Decidieron hacer un álbum tipo cancionero en honor a Jerome Kern, que según Bennett inspiró a George Gershwin y a todos los otros grandes compositores estadounidenses que vinieron después de él. “Kern es el ángel al tope del árbol de los compositores de música popular”, dijo Charlap en una entrevista telefónica.

“Tiene un pie en Europa y otro pie en América”. El disco incluye la balada de 1914 “They Didn’t Believe Me”, que Bennett dijo que “todavía suena como una canción nuevecita”. También está “Make Believe” del musical de Kern y Oscar Hammerstein II de 1927 “Show Boat”, cuyo tema sobre prejuicios raciales transformó el teatro musical estadounidense.