Tormenta amenaza Nueva Orleans

Personas esperan en la parada de un autobús en la inundada calle Broad durante fuertes lluvias el miércoles 10 de julio de 2019 en Nueva Orleans. (David Grunfeld/The Advocate vía AP)

Miles de residentes de Luisiana comenzaron a colocar costales de arena o evacuaron el jueves hacia zonas más altas mientras la tormenta tropical Barry amenazaba con convertirse en el primer huracán de la temporada y llegar a tierra con aguaceros torrenciales que pondrán a prueba las reforzadas defensas contra inundaciones colocadas en Nueva Orleans tras el azote de Katrina.
Elementos de la Guardia Nacional y cuadrillas de rescate en vehículos anfibios se desplegaron en todo el estado mientras Luisiana se prepara para el arribo de la tormenta la noche del viernes o en las primeras horas del sábado. Barry podría llegar a tierra con vientos de unos 120 kph (75 mph), apenas por encima del umbral de los 119 kph (74 millas) para clasificarse como un huracán de Categoría 1, señalaron los meteorólogos. Pero se prevé que traiga consigo más de 50 centímetros (pie y medio) de lluvias y aguaceros potencialmente catastróficos durante horas, conforme la tormenta avance tierra adentro por la zona metropolitana en la que habitan casi 1,3 millones de personas. El gobernador de Luisiana, John Bel Edwards, a principios de semana declaró una emergencia.