Tormenta Erika ingresa a República Dominicana tras dejar una docena de muertos

Erika en RD 28

La tormenta tropical Erika ingresó la tarde del viernes con fuertes vientos a La Hispaniola, que comparten República Dominicana y Haití, luego de dejar una docena de muertos y severos daños materiales en la isla de Dominica y provocar el derrumbe de árboles y postes de energía eléctrica en la costa sur dominicana.

“El mayor peligro es la gran cantidad de lluvias”, consideró Gloria Ceballos, directora de la oficina dominicana de meteorología. Detalló que el campo nuboso que cubre gran parte de la isla provocará que los aguaceros se prolonguen durante el sábado y dejen lluvias acumuladas de entre cinco y 20 centímetros.

Los organismos de socorro de República Dominicana mantenían la alerta a todo el país ante posibles inundaciones, mientras que las clases fueron suspendidas y el gobierno ordenó cerrar las actividades laborales al mediodía para que la población permaneciera en su casas durante el paso del fenómeno.

Cientos de personas que viven en zonas peligrosas, junto a arroyos y cañadas, fueron evacuadas de forma preventiva por socorristas hacia casa de amigos y familiares, detalló Rafael de Luna, director de la defensa civil, sin ofrecer mayores precisiones.

La tormenta se ha desplazado durante todo el viernes al sur de la costa meridional dominicana, provocando precipitaciones y fuertes vientos en las localidades costeras, incluida la capital, donde algunos árboles, postes de energía eléctrica y anuncios publicitarios se derrumbaron sobre las avenidas, sin provocar daños significativos.

El centro del fenómeno atmosférico se ubicaba a las 17:00 horas (2100 GMT) en la provincia de Barahona, 155 kilómetros al oeste de Santo Domingo, y avanzaba a 33 kilómetros por hora hacia el noroeste con rumbo a la capital de Haití, donde las autoridades declararon una alerta preventiva ante las inminente lluvias y posibles inundaciones.

Las lluvias “serán un paliativo de la sequía que ha afectado al país, pero no va a ser una solución definitiva”, consideró Ceballos, de la oficina de meteorología dominicana, al recordar que el fenómeno El Niño ha provocado la sequía más severa que vive la isla en los últimas dos décadas.

Las aerolíneas Cubana de Aviación y Spirit cancelaron los vuelos que tenían previsto para el viernes desde el aeropuerto de Santo Domingo. Rescatistas de la isla de Dominica, en el este del Caribe, continuaban el viernes la búsqueda de personas heridas y de desaparecidos durante el paso de la tormenta el jueves, que dejó al menos una docena de muertos, lluvias de hasta 38 centímetros, desbordamiento de ríos y provocó deslizamientos de tierra y el colapso de algunos puentes.

“Me preparaba para ir a trabajar cuando de pronto escuché un fuerte ruido y vi el lugar llego de agua”, djio Shanie James, una madre de 30 años y empleada de una panadería. “Tuvimos que correr para sobrevivir”, destacó. Los deslizamientos de tierra destruyeron decenas de viviendas en Dominica, como la casa de Peter Julian, un agente de seguridad de 46 años.

“Cuando regresé, vi que mi casa donde he vivido por 20 años había desaparecido”. Un hombre y dos niños murieron cuando el lodo penetró en su vivienda en el sureste de Dominica, mientras que el cuerpo de otro hombre fue hallado en su casa afectada por un deslizamiento de tierra, dijo el jefe de la policía Daniel Carbon.

La cuenta total de víctimas mortales en Dominica se incrementará, insistió Carbon, pero advirtió que “tomará un par de días recuperar los cuerpos”. Claude Weekes, asistente del superintendente de la policía, indició que las autoridades aún no han podido llegar a las zonas montañosas debido a los daños en vías y puentes.

“Ha sido realmente devastador”, consideró el oficial. Roosevelt Skerrit, primer ministro de Dominica, llamó a la población a ayuda a limpiar las calles donde cayeron árboles y lodo. En Puerto Rico, las lluvias afectaron principalmente al sur de la isla y provocaron apagones de energía eléctrica que afectaron a unas 200.000 personas.