Tormenta Érika se disipa tras hacer estragos Caribe

m3

LA HABANA
AFP
La tormenta tropical Erika se disipó ayer, pero seguía generando copiosas lluvias sobre Cuba y otras zonas del Caribe, donde dejó al menos 20 muertos y destrucción en Dominica.

“Se cancelan todas las alertas costeras”, indicó en un boletín especial a las 13H30 GMT el Centro Nacional de Huracanes (NHC por su sigla en inglés), con sede en Miami, Estados Unidos, al anunciar el fin del fenómeno como ciclón tropical. Pero sus restos pueden aún producir ráfagas de viento y lluvias de entre 75 mm y 150 mm, con cantidades máximas de hasta 250 mm, sobre Cuba, Haití y República Dominicana, advirtió en su último reporte sobre el fenómeno.

De hecho, Cuba registraba la mañana del sábado intensas precipitaciones en su extremo oriental y Defensa Civil mantenía un alerta por el riesgo de inundaciones y derrumbes. “Constantes precipitaciones y aisladas tormentas eléctricas son las primeras señales” de Erika sobre la provincia de Guantánamo, la más oriental de la isla, dijo la agencia cubana Prensa Latina.

“Las lluvias, por momentos intensas, (…) son acogidas con beneplácito, dada la intensa sequía que afecta a esta región desde finales del pasado año”, añadió no obstante. Cuba se había puesto en guardia con el recuerdo del paso del huracán Sandy en 2012, que dejó 11 muertos y graves daños.

Un muerto.- En Haití, las autoridades dispusieron unos 2,000 refugios de emergencia, con kits higiénicos, colchones y comida, capaces de albergar a más de 47,000 personas. Un hombre murió en este país caribeño en la noche del viernes, en un deslizamiento de tierra en la zona conocida como Carries, al norte de la capital Puerto Príncipe, cerca de la ciudad de Saint-Marc, según diversas fuentes no oficiales. Otras tres personas resultaron heridas en la región de Puerto Príncipe, donde hubo viviendas colapsadas. También se reportaron inundaciones en dos zonas. Asimismo, 254 presos de la cárcel de Gonaives fueron evacuados en forma preventiva, pues el presidio se encuentra en una zona de alto riesgo de inundación. Muchos hogares son precarios en Haití, y más de 60,000 personas aún viven en casas de emergencia.