Torres para los pobres y trabajadores
de clase media

http://hoy.com.do/image/article/50/460x390/0/2362F2E3-E97E-473A-9183-82A5DC4F9D09.jpeg

POR FAUSTO ADAMES
La construcción de enormes torres y de lujosos edificios de apartamentos, tal parece que no será tarea exclusiva del sector privado y las clases más pudientes de la República Dominicana, puesto que el gobierno ha anunciado que se propone ejecutar un ambicioso proyecto, que tendrá en su fase inicial la construcción de por lo menos cinco torres de 160 apartamentos cada una, para la clase pobre y media.

Por lo visto, el presidente Leonel Fernández quiere introducir en el país el modelo de construcción de viviendas para la clase pobre, llevado a cabo por la Autoridad de la Vivienda o Housing Authority, de la ciudad de Nueva York, adaptándolo, claro está, a las necesidades, carencias y pobrezas del pueblo dominicano.

Pero lo primero que hay que tener en cuenta es que estos se hagan con los debidos estudios de suelo y tomar todas las previsiones anti-sísmicas que se deben hacer para las edificaciones de este tipo, según opinan algunas personas consultadas sobre este anuncio hecho por el gobierno.

Mientras tanto, lo que se define como un agresivo proyecto de construcción y reparación de viviendas con la construcción este año 25,000 casas, la reparación de miles más y el cambio de 17,000 pisos de tierra por otros de cemento para las familias pobres del Distrito Nacional y las distintas provincias, ha sido bien visto por las personas de los barrios que quieren que este proyecto no se quede sólo en promesa oficial.

EL INVI

Es así como el Instituto Nacional de la Vivienda (INVI) tiene programado para este año la construcción de 1,656 casas en la que se incluyen cinco torres de 160 apartamentos en la avenida Luperón, para familias de clase media del Distrito Nacional.

De acuerdo con las informaciones ofrecidas por la directora del INVI, arquitecta Alma Fernández, sólo esta entidad invertirá RD$2,000 millones en la construcción de 12 proyectos que están en proceso de ejecución y algunos esperando el financiamiento para el avance de las obras.

Fernández dijo que en el encuentro que sostuvo con el mandatario se trató el tema de la construcción y financiamiento de viviendas.

Según sus palabras, la entidad que dirige también levantará 178 unidades de viviendas que estarán ubicadas en Los Alcarrizos, municipio Santo Domingo Oeste, Monte Cristi, Elías Piña, Enriquillo, Colonia Kennedy, en Constanza, Villa Progreso del Oeste, la Villa de los Atletas en los Juegos Nacionales de Monte Plata, en Villa Progreso, ubicada en San Juan de la Maguana y en Villa Progreso de Manoguayabo.

De igual forma, la funcionaria destacó que en Jimaní, el gobierno contempla la construcción de 400 viviendas donadas por el sector privado, con lo que totaliza 1,068 unidades.

También, la arquitecta Fernández explicó que el INVI ejecuta un programa social dirigido a las familias más pobres, que consiste en el cambio de 17,000 pisos de tierra por cemento, en 17 provincias del país, es decir 1,000 pisos  por cada localidad.

Además, la entidad tiene en agenda este año, la construcción de 1,000 viviendas para situaciones de emergencia en Nagua, San Francisco de Macorís, La Altagracia y Dajabón, entre otras.

“Con todos esos proyectos, aseguramos que para este año 2005 tendremos 2,656 viviendas por un lado,  más las 1,068 que están en ejecución, lo que totalizaría unas 4,698 unidades que construye el Instituto Nacional de la Vivienda en este año para beneficio de los más pobres de la clase media baja, incluyendo profesionales que tienen bajo nivel de salario”, explicó la funcionaria.

El INAVI

Mientras que el director del Instituto de Auxilios y Viviendas (INAVI), licenciado Emerson Díaz, anunció que esta entidad iniciará un programa de 5,000 viviendas en toda la geografía nacional, enfocado hacia el sector público, financiadas con tasas de interés de 12% anual, a un plazo de 10 años y con una inversión de RD$4,000 millones.

También, Díaz afirmó que en este año el instituto que dirige terminarán 200 casas iniciadas en el período 1996-2000, en Azua, 42 en el municipio de Duvergé, 100 en Neiba, 12 en La Toma, San Cristóbal, 12 en Los Patos, Barahona, 44 del Proyecto Casas Reales y 80 del Proyecto Habitacional San Cristóbal.

Además, el organismo se propone la conclusión de los proyectos habitaciones para empleados públicos del Batey Bienvenido, en Manoguayabo, que suman 130 viviendas y el de los profesionales agropecuarios de este mismo sector, con otras  218 viviendas.

El BNV

De su lado, el director del Banco Nacional de la Vivienda (BNV), doctor Leonardo Matos Berrido, dijo que para los sectores de clase media y media baja, esta institución construirá con recursos del sector privado, el proyecto habitacional Prados de la Caña, con 3, 829 casas a un costo de RD$3,800 millones, de los cuales RD$570 millones corresponden a la urbanización y RD$3,230 millones a las viviendas.

También se propone erigir los proyectos habitacionales Ciudad de Hato Nuevo, que contará de 6,300 casas con una inversión de RD$5,960 millones y el Colina de Arroyo II, que contará con 4,817 viviendas a un costo de RD$350 millones.

El doctor Berrido destacó que a los adquirientes de estas viviendas, el BNV les garantiza una tasa de 16% anual en préstamos a largo plazo durante un año.

En tanto, que el presidente de la Asociaciación de Administradoras de Fondos de Pensiones, Luis Molina Achécar dijo que estas instituciones disponen  de RD$4,000 millones para préstamos o compra de cartera hipotecaria, lo que garantizaría una fuente de disponibilidad de recursos para los bancos y financieras que quieran financiar viviendas y venderlas a las AFP.

PANORAMA ESPERANZADOR

En lo que todos estos proyectos se anuncian, los empresarios del sector de la construcción han expresado que actualmente el panorama para la producción y venta de casas es esperanzador, sobre todo, con el anuncio realizado por el BNV, de establecer tasas de interés a 16% para el financiamiento de casas y 18% para los préstamos a los constructores.

Tanto el presidente de la Asociación de Constructores y Promotores de Viviendas (ACOPROVI), José Rodríguez Cáceres, como Cristian Ciccone, vicepresidente de la Cámara Dominicana de la Construcción (CADOCOM), afirman que las expectativas de la industria de la varilla y el cemento son buenas para este sector, por efecto de la estabilidad que se ha producido en la tasa de cambio.

Según Rodríguez, otro indicador del panorama promisorio que respira el sector de la vivienda, es que las nuevas normas de calificación de riesgos de los bancos favorecen el fomento de préstamos para la producción y venta de proyectos habitacionales.

De acuerdo con su criterio, esas son medidas que van a incentivar la producción y venta de viviendas y que traerán como consecuencia un período de reactivación para las  inversiones en proyectos habitacionales, puesto que las nuevas normas de calificación de riesgos de la banca tiende a la colocación de préstamos sanos, de alta recuperación. Resaltó que el préstamo de más alta recuperación en la historia de la banca dominicana es el de construcción y venta de viviendas.

“Al contrario de lo que ocurría el año pasado, cuando las tasas de interés para préstamos a los constructores de viviendas no aparecían y cuando se conseguían eran de alrededor del 38% anual”, añadió.

Por tanto, el presidente de los constructores se mostró confiado en que las asociaciones de ahorros y préstamos seguirán el ejemplo del BNV y reducirán las tasas de interés.

Mientras por su lado, Ciccone dijo que el BNV estableció recientemente 16% de tasas de interés para viviendas de menos de RD$600,000, 18% para las unidades entre esa suma y RD$3.0 millones y 22% para las de mayor precio.

Según su apreciación, esa es una buena señal y un incentivo para las demás instituciones, porque motiva a las asociaciones de ahorros y préstamos, a establecer tasas más bajas de interés que las que tienen actualmente.

Rodríguez, a su vez, recordó que el sector vivienda fue afectado seriamente por la devaluación del peso, lo que consecuentemente redujo el poder adquisitivo de la población, en vista de que encareció los costos de producción e incrementó los intereses de los préstamos para el financiamiento habitacional.

Sostuvo que ahora, a ocho meses de la nueva gestión gubernamental, “hay que reconocer que ese problema fue superado con creces”, razón por la cual apoya la política que lleva a cabo el presidente Leonel Fernández, de haber logrado la estabilidad cambiaria y por ende, mejorado las condiciones del sector construcción.