Trabajadoras sexuales laboraban en centros de masajes clausurados de maltratos

Varias jóvenes apresadas en centros de masajes clausurados por la Fiscalía del Distrito Nacional se quejaron hoy de que fueron esposadas, obligadas a desnudarse en público y encerradas en celdas ocupadas por hombres, durante tres días.

En rueda de prensa realizada en el local del Movimiento de Mujeres Unidas, las jóvenes, que admitieron ser trabajadoras sexuales, se quejaron además de las frases desconsideradas e insultantes, que según dijeron, les dirigieron los fiscales adjuntos Rita María Durán y Frank Soto.

Manifestaron que muchas de ellas que no tienen familiares en la capital, y otras que viven solas, pasaron tres días sin comer porque a los funcionarios de la Fiscalía del Distrito Nacional no se les ocurrió pensar que ellas son seres humanos.