Trabajadores de caña llevan tres meses sin cobrar

http://hoy.com.do/image/article/34/460x390/0/EB7FD82E-4954-4639-907D-7E4886995D7E.jpeg

Trabajadores cañeros de cinco bateyes de la provincia San Pedro de Macorís denunciaron que llevan tres meses sin cobrar su jornada, que están pasando penurias y perdido el crédito debido a un conflicto entre un ex-administrador de la empresa Ramón Reyes Darrás uno de los colonos de la azucarera Consorcio Azucarero Consuelo que interpuso una oposición al pago de la entrega de caña de la zafra.

La lucha entre el ex-gerente  y la empresa Reyes Darrás afecta a los trabajadores cañeros porque su empleador alega que si el Consorcio Azucarero Consuelo no libera el cheque del pago de la entrega de caña no puede honrar las deudas con sus obreros agrícolas, unas 400 familias que viven en los bateyes Altagracia, La Nación, Tabacón y Las Pajas, de San Pedro de Macorís.

Los trabajadores cañeros, desesperados, optaron por montar un piquete frente a las oficinas en Santo Domingo del Consorcio Azucarero Consuelo, demandando que libere el cheque de 2.5 millones de pesos para que la empresa Reyes Darrás a su vez pueda cumplirles con el pago de las quincenas atrasadas desde septiembre.

En medio del piquete en la avenida Sarasota, los reclamantes, empleados de la empresa Reyes Darrás, fueron atendidos por el ingeniero Juan Tejada, vicepresidente del consorcio Consuelo  y el doctor Luis María Ramírez Medina, consultor jurídico, quien explicó que el cheque está elaborado pero atendían una oposición a pago que se les depositó vía acto de alguacil.

“Estamos pasando hambre junto a nuestras familias, los colmados ya no nos fían y no hemos podido comprarle los uniformes ni los útiles escolares a nuestros hijos por la falta de pago de nuestro jornal, dijo  el vocero de los trabajadores, Arismendy Osoria.

Agregó que la empresa Reyes Darrás tiene planes de solucionar problemas de abastecimiento de agua y acomodamiento de los bateyes, pero el proyecto se ha detenido por la retención del pago de la caña entregada.

Mirian Morales otra de los voceros de los protestantes dijo que la desesperación se había apoderado de ellos porque tienen tres meses que no cobran y están pasando hambre y otras necesidades junto a sus familiares y no tienen crédito.

EL CASO

La empresa Ramón Reyes Darrás, opera como colono  en  bateyes en la provincia de San Pedro de Macorís. Entregó al Consorcio Azucarero Consuelo cerca de 16 mil toneladas métricas de caña, lo cual produjo un monto de RD$5.0 millones que la azucarera le adeuda a su colono por la entrega de la materia prima.

Al intentar cobrar el cheque de 2.5 millones de pesos, la empresa encontró una oposición a pago interpuesta por un ex administrador que laboró de diciembre del 1997 a diciembre del 2001 hasta que fue expulsado por supuestas irregularidades y vicios de administración. La interposición es a través de la compañía de Servicios Legales Dominicanos, representado por

Yanet Peña Rivera, y la Notario Lily Español Simó, en el marco de un conflicto jurídico en el que el ex-administrador reclama un pago de 20 millones de pesos por alegado incumplimiento de contrato.

Producto de esa acción jurídica la Azucarera Consuelo se niega hacer efectivo el cheque de 2.5 millones, lo que ha afectado a los trabajadores que tienen los meses de septiembre a noviembre sin cobrar su salario quincenal.

Empero la litis está en los tribunales, donde hubo un fallo que fue apelado, pero eso no debería técnicamente interferir el cobro de la caña servida al Consorcio Azucarero Consuelo, se explicó, ya que a los ejecutivos de esa empresa se les han depositados documentos que indican que la oposición a pago es irregular.

Se explicó que se ha demostrado que la oposición llegó a la empresa el día 11 y se había elaborado un cheque por 2.5 millones como abono el día 4 para abonar a la cuenta de 5 millones por la entrega de la caña de la zafra.

Según se dijo, el Consorcio Azucarero Consuelo había entregado el cheque por 2.5 millones y luego una secretaria lo requirió en devolución alegando que le faltaba un número y luego se comprobó que era para no pagarlo amparándose en una oposición irregular desde el punto de vista legal.

Se afirmó que el pago de la caña servida se hace en partidas cuando la ley de colonato establece.