Trabajadores que se arrepienten de haber dejado sus empleos

Trabajadores que se arrepienten de haber dejado sus empleos

Renuncia (Fuente externa)

Cuando a Lucy le ofrecieron un trabajo en remoto y a tiempo completo en una agencia de publicaciones digital, lo sintió como una mejora respecto a su puesto actual.

Esta gerente de servicios creativos basada en Londres no solo recibiría un trabajo más flexible sino que, aparentemente, le otorgaría mayores oportunidades de carrera, así como un aumento salarial sustancioso.

«En la entrevista, me dijeron que el puesto sería un avance completo con respecto a mi trabajo», dice Lucy, cuyo apellido se mantiene en reserva por motivos de seguridad laboral. «Me prometieron que estaría trabajando en cosas mejores y más grandes, colaborando con más clientes de alto perfil».

Lee más: Hoy cumple un mes promesa de renuncia del senador Alexis Victoria Yeb

Después de luchar mentalmente para decidir si aceptaría el puesto, finalmente Lucy optó por aceptar el nuevo trabajo. Pero ya en su primera semana, sus experiencias diarias no coincidieron con lo que su jefe le había prometido en la etapa de reclutamiento. 

«Durante el proceso de incorporación me di cuenta de que habían engordado mi verdadero rol», dice. «En realidad, se basaba mucho más en la administración y había una alta rotación de personal».

Pronto, Lucy comenzó a cuestionar su decisión de cambiar de trabajo. «Había muchos aspectos favorable en mi antiguo empleo: no fue fácil dejarlo», explica.

Las ofertas laborales nuevas pueden venderse de un modo atractivo y luego no ser lo que prometen.

«Viendo hacia atrás, veo que estuve tentada a cambiar debido a las promesas excesivas que me hizo mi nuevo jefe, que estaba desesperado por contratar a alguien.

En mi segundo día en el nuevo trabajo ya estaba profundamente arrepentida de la elección que había hecho. Me sentí como si hubiera dado un paso atrás en mi carrera».

Renuncia

 Buena parte de la narrativa en torno a la Gran Renuncia se ha centrado en las personas que han tomado decisiones inspiradas para abandonar el barco en busca de otras oportunidades, rediseñar sus carreras para lograr un mejor equilibrio entre el trabajo y la vida personal o abandonar la fuerza laboral por completo.

Pero en retrospectiva, no todos están satisfechos con sus decisiones. Cada vez más, algunos trabajadores descubren que renunciaron a su trabajo con gran entusiasmo, pero no necesariamente terminaron en una mejor situación.

Según una encuesta de marzo hecha a alrededor de 2.000 trabajadores estadounidenses que renunciaron a su trabajo en los últimos dos años, aproximadamente 1 de cada 5 dijo que se arrepentía de haberlo hecho. 

Asimismo, los empleados también expresaron remordimiento por su nuevo rol: solo el 26% de los que cambiaron de trabajo dijeron que les gustaba lo suficiente como para quedarse; un tercero informó que ya habían comenzado a buscar un nuevo puesto.

Extrañar el anterior trabajo o a los compañeros es un proceso normal.

Tales cifras implican que grandes franjas de la fuerza laboral ahora lamentan unirse a la Gran Renuncia, y que tal vez hayan hayan tomado la decisión de dejar su trabajo a toda prisa.

Pero, ¿es realmenete este fenómeno mayor que nunca? ¿O es posible que el remordimiento del que renuncia sean simplemente gajes del oficio?

¿Por qué está subiendo el arrepentimiento?

Durante casi un año, alrededor de cuatro millones de trabajadores estadounidenses han renunciado a sus trabajos todos los meses, a menudo por mejores salarios o funciones que se alinean más con sus valores.

Esto, a su vez, ha desencadenado una crisis de contratación y una gran competencia por el talento. En otros países también se siente la presión.

Por ejemplo, en el Reino Unido, este movimiento de trabajadores ha creado un número récord de vacantes.

Las personas con poco experiencia laboral pueden se más vulnerables ante ofertas de trabajo engañosas.

Muchos trabajadores se ven tentados a cambiar de trabajo debido a esta intensa lucha por los candidatos, dice Shayla Thurlow, de la plataforma en línea de asesoramiento para empleados The Muse, con sede en Nueva York.

Pero si bien muchos de estos posibles empleadores ofrecen diferentes tipos de beneficios a los solicitantes de empleo, es posible que a los trabajadores se les escapen algunas de las señales de alerta. 

Thurlow dice que la contratación digitalizada y los entornos de trabajo híbridos pueden dificultar que los empleados disciernan cuestiones estructurales importantes durante el proceso de entrevista, como por ejemplo la cultura laboral de una empresa.

Detalles

En una encuesta de 2022 realizada por The Muse a más de 2.500 trabajadores de EE.UU., el 72% dijo que su nuevo rol o su nueva empresa eran muy diferentes de lo que les habían hecho creer, y casi la mitad afirmó que, como resultado, intentaría recuperar su antiguo trabajo.

«Ante un mercado laboral tan competitivo estamos viendo muchos reclutadores con argumentos de venta llamativos que intentan atraer a nuevos trabajadores con un grandes aumentos salariales», explica Thurlow.

«Pero está llevando a algunos buscadores de empleo a asumir roles o trabajar para organizaciones que no satisfacen sus necesidades, lo que significa que pronto se arrepentirán».

Thurlow dice que los empleados que recién empieza su andadura laboral son más vulnerables a que se les venda demasiado un puesto, lo que significa que es más probable que eventualmente se arrepientan de haber cambiado de trabajo.

Cuando las personas renuncian no es porque odien su trabajo, sino porque a veces no buscan resolver esa parte que les molesta
Detalles

«El remordimiento de la renuncia puede no ser necesariamente un arrepentimiento por haber dejado el trabajo anterior, sino por descubrir que un trabajo no es realmente como se anuncia. Quienes han trabajado por más tiempo son los que tienen más probabilidades de hacer las preguntas correctas en una entrevista ¨. 

¨Por el contrario, son los trabajadores más jóvenes los que pueden verse atrapados en las llamativas técnicas de venta de la empresa».

El poco tiempo que los candidatos suelen tener para decidir si toman o no un nuevo trabajo, una decisión que les puede cambiar la vida, añade una presión adicional.

«Cuando piensas en renunciar, en realidad estás sopesando un conjunto complejo de pros y contras, comparando tu puesto actual con uno potencial», explica Anthony Klotz, profesor asociado de administración en la Escuela de Negocios Mays de la Universidad de Texas A&M, EE. UU.

«Pero lo estás haciendo con información incompleta: la empresa que te contrata solo te dirá las cosas buenas».

Lo mejor es tomar la decisión «muy lenta y deliberadamente», dice, aunque no todos los trabajadores tienen la libertad para hacerlo, lo que puede sembrar las semillas del remordimiento del renunciante.

Más leídas