Trabajo dice alza salarial 25% tiene fuerza de ley

POR ALEIDA PLASENCIA
El Comité Nacional de Salarios (CNS) advirtió que tiene fuerza de ley el aumento de 25% a los salarios de los trabajadores que devengan un sueldo de hasta RD$20,000, como acordaron los sindicalistas y empresarios.

En tanto ayer, el Consejo Nacional de la Empresa Privada (CONEP) negó ayer que haya roto el acuerdo con los sindicalistas sobre incrementos en el salario y que únicamente planteó que el aumento sobre el mínimo se haría en las empresas que al momento del convenio no habían aumentado 25% y más al personal.

EL CONEP en unas declaraciones anteayer había planteado que el aumento salarial por encima del nivel mínimo será aplicado voluntariamente por las empresas.

La directora del CNS, Gloria Henríquez Nova, dijo que con la resolución 2-04 se aprobaron los incrementos salariales y se “fijó un aumento de 30% para los niveles de salario mínimo y 25% a los que devengan un sueldo hasta RD$20,000” mensuales.

Advirtió que con la resolución se homologó el acuerdo previo que se había suscrito entre los empresarios y los sindicalistas.

Henríquez Nova, en unas declaraciones escritas, indicó que se sorprendió por la comunicación enviada por el CONEP a su membresía, en la que plantea que el aumento salarial de 25% a los empleados que devengan hasta RD20,000 mensuales es aplicable de manera voluntaria por cada empresa.

Advirtió que en ninguna parte del acuerdo entre sindicalista y empresarios se especifica que se aplicará de manera voluntaria el aumento a los que devengan hasta RD$20,000 mensuales.

“El CNS, cumple con su rol y no tenemos opinión al respecto”, dijo en su declaración Henríquez Nova.

Advirtió que en caso de incumplimiento las partes envueltas deberán remitirse a las instancias correspondientes y que “lo pactado entre las partes tiene fuerza de ley para aquellos que lo suscribieron”.

El CNS, en su rol de mediador, “lo que hizo fue refrendar lo previamente discutido por los empleadores y sindicalistas,” dijo.

Dijo que luego de publicado el acuerdo “ahora lo que procede es esperar los plazos correspondientes y si hay alguna impugnación, que se haga uso de ese derecho”.

HABLA EL CONEP

En unas declaraciones escritas ayer el CONEP informó que “no ha roto ningún acuerdo, tan sólo nos hemos limitado a poner en contexto la realidad de un convenio que el país percibe distorsionado”.

El CONEP explicó que acordó “con el sector laboral que el aumento del 25% de los salarios hasta RD$20,000 no aplicaría a las empresas que hubiesen realizado aumentos en el último año, en muchos casos por encima del 25%.” 

“Y así consta en el acuerdo.  Si el convenio no aplica a todo el mundo, si el acuerdo no es de aplicación universal, no puede por ende ser obligatorio”, expresó.

El CONEP afirmó que acordó que las organizaciones empresariales apoyarían “y lo apoyamos, sugerir a todas las empresas que realicen voluntariamente aumentos en las proporciones indicadas y que al hacerlo tomen en consideración los aumentos realizados”.

“Repetimos, reconocemos el alcance y los términos del acuerdo a que llegamos empleadores y trabajadores, y por ende, reiteramos y sugerimos a las empresas que realicen aumentos más allá del salario mínimo, pero tomando en consideración los aumentos ya realizados”, precisó el CONEP.

Explicó que “no hay justicia en obligar a empresas que hayan ya asumido su responsabilidad social para con su personal a que realicen otro aumento adicional”. 

“Así en el futuro todo el mundo esperaría a que se dicte una resolución para hacer aumentos, en perjuicio de los trabajadores, puesto que todos los empresarios temerían que se les obligue a hacer aumentos dos veces”, planteó.

El CONEP dijo que “nunca ha sido nuestra intención desconocer la realidad que han sufrido los trabajadores durante el último año, sino todo lo contrario, queremos lograr que sus condiciones mejoren para que puedan vivir dignamente y proveer sustento y mejoría a sus familias”.

El CONEP exhortó también al sector laboral a cumplir con su compromiso de revisar ante el CNS  los topes de capital de las pequeñas y medianas empresas, “distorsionados totalmente por las sucesivas devaluaciones, porque según lo acordado, ni la pequeña ni las medianas empresas pueden ser plausibles de la obligatoriedad del aumento del salario mínimo acordado para las demás empresas, pues las pequeñas irían todas directo a la quiebra”.