Tragedias en yolas

Trabajando conjuntamente con las autoridades dominicanas, el guarda costa de los Estados Unidos recientemente respondió a dos casos trágicos que involucraban migrantes dominicanos tratando de llegar ilegalmente a los Estados Unidos (uno de los casos también involucraba migrantes brasileños).  Sabemos por las entrevistas a los  sobrevivientes que por lo menos 36 personas murieron cuando estos dos navíos naufragaron,  pero nunca sabremos el alcance total de estas tragedias. El sufrimiento, desgracia y muerte que ocurrieron son incomprensibles, todos nuestros pensamientos y oraciones están con cada una de las pérdidas, los sobrevivientes  y sus seres queridos.

Aunque estos casos ocurrieron a cientos de millas de distancia, uno a menos de una milla de Miami, y el segundo,  un intento fallido de llegar a Puerto Rico desde la República Dominicana, ambos son similares. En cada caso, los migrantes fueron preparados inadecuadamente para los rigores de una travesía larga y peligrosa en condiciones imperdonables.  No obstante, se hicieron a la mar, los ocupantes entregaron sus vidas y medios a las manos inescrupulosas de los traficantes de personas.  Los navíos estaban sobrecargados de personas,  lo cual forzó a muchos a ser continuamente expuestos a los duros elementos. Tenían escasos suministros de comida y agua y no tenían equipos de salvavidas o señales.

El guarda costa y nuestras instituciones federales, estatales y locales encargadas de aplicar la ley se mantienen comprometidas a proteger las vidas en el mar y en las fronteras marítimas de nuestra nación. Continuaremos patrullando agresivamente buscando migrantes en el mar, rescatándolos del peligro mientras le proveemos comida, agua, cobijo y atención médica a bordo de nuestras naves.  Aplicaremos nuestra tecnología biométrica más avanzada para identificar las personas que intenten entrar ilegalmente a los Estados Unidos, los que trafiquen personas y otros crímenes.  Siempre defenderemos nuestras leyes con plena consideración al respeto y dignidad de todas las personas.

Migrantes de todas las nacionalidades enfrentan enormes retos cuando toman la decisión de intentar llegar ilegalmente a los Estados Unidos.  Cada año muchos mueren antes de ser rescatados. Mi petición al pueblo dominicano es que nos ayuden a parar estas tragedias.  No alienten a sus miembros familiares a embarcarse al mar para llegar ilegalmente a los Estados Unidos y no contraten a despiadados traficantes de personas. Existen medios seguros y legales para emigrar a los Estados Unidos.