Transferencias monetarias no inciden menor inserción laboral

Las transferencias monetarias van dirigidas a los más pobres de los países de América Latina y el Caribe

Las transferencias monetarias otorgadas en América Latina y el Caribe no suelen incidir en una menor inserción laboral de los adultos en edad de trabajar, según el informe “Coyuntura Laboral en América Latina y el Caribe”, de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

Expresa el informe que los programas de transferencias condicionadas (o con corresponsabilidad) que se han creado en un gran número de países benefician a un 21% de la población regional.

Señala que la inserción laboral, tanto de los adultos como de los jóvenes una vez que han terminado su educación, enfrenta la escasez de empleos productivos que suele ser especialmente grave en zonas con elevados índices de pobreza.

Aunque no lo cita el informe, esas transferencias se ejecutan en la República Dominicana a través del programa Progresando con Solidaridad, que este año invertirá RD$8,177 millones. Este programa abarca Comer es Primero, Incentivo a la Educación Escolar, Incentivo a la Educación Media, Bono Estudiando Progreso, Bonogás y Bonoluz.

Según la CEPAL, los programas de transferencias deben coordinarse con sistemas integrales de protección social y con políticas activas del mercado de trabajo que, entre otros objetivos, fomenten la demanda laboral.

Dice que los programas de transferencias condicionadas buscan la reducción de la pobreza y constituyen una pieza importante de los planes nacionales de protección social en la mayoría de los países de América Latina y el Caribe.

Plantea que una vez que las familias logren generar ingresos suficientes para mantenerse fuera de la pobreza de manera autónoma, su participación en las transferencias monetarias podrá terminar.

Por otro lado, el informe señala que la estimación de la tasa de desempleo urbano en América Latina y el Caribe para 2013 era del 6,2%, porcentaje inferior al registrado en 2012 (6,4%).

En la mayoría de los países con información disponible se observa una leve baja de la tasa de desempleo, pero en las Bahamas, Costa Rica, Honduras, Jamaica, la República Dominicana y el Uruguay se observan leves aumentos, señala.

Sostiene que en el 2013 se redujeron levemente las brechas entre hombres y mujeres en términos de participación, ocupación y desempleo.