Transformación y retos: El rector de la Unphu reflexiona sobre el tema

Transformación y retos: El rector de la Unphu reflexiona sobre el tema

Con el objetivo de trazar un camino claro hacia un futuro donde la educación superior impulse la transformación y la excelencia nacional, abordamos a varios rectores universitarios.

Cada uno ha aportado una perspectiva valiosa sobre la educación superior en nuestro país. Analizamos temas cruciales como calidad académica, empleabilidad de graduados, innovación educativa e inclusión social.

A continuación, presentamos el cuestionario suministrado por el Arq. Miguel Fiallo Calderón, rector de la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña (Unphu), como parte de nuestra serie sobre la educación superior en la República Dominicana.

Puede leer: Arrestan a líder de My Easy Tron Bot, estructura piramidal que estafó a decenas de personas

1. ¿Qué le falta a la educación dominicana para considerarse una educación moderna y útil al país?

Se reconocen los grandes esfuerzos que se han realizado para la mejora y la pertinencia de la educación en la República Dominicana. Sin embargo, es relevante priorizar la relevancia del currículum a través de una oferta académica alineada con las demandas laborales y productivas actuales y futuras del país. Favorecer el desarrollo de las habilidades blandas de los egresados para su adaptación a los entornos VUCA (Volatilidad, Incertidumbre, Complejidad y Ambigüedad).

Para ello, atender este tipo de entornos requiere la promoción y participación de la educación STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas) desde los primeros años de formación de nuestros estudiantes, capacitando y proveyendo a los docentes como entes de los recursos e infraestructura que permitan asegurar experiencias de aprendizaje alineadas a la investigación, la innovación y formación humana sólida.

La educación dominicana debe desarrollar mecanismos que le permitan asegurar la inclusión y equidad, reduciendo las brechas educativas y socioeconómicas. Las instituciones educativas a la par con los órganos reguladores y supervisores del Estado deben garantizar una educación de calidad a través de la mejora continua, adecuando y actualizando de forma permanente los sistemas de evaluación desde el proceso de aprendizaje de los estudiantes hasta la pertinencia de los programas.

2. ¿Cómo puede la educación universitaria adaptarse mejor a los cambios tecnológicos?

Es imprescindible la mirada crítica de forma permanente de la oferta académica, atendiendo a su revisión y actualización con la finalidad de asegurar que estén alineados con las demandas del mercado laboral y los avances tecnológicos.

Esto incluye la incorporación de certificaciones y cursos relacionados con las tecnologías como inteligencia artificial, ciencia de datos, ciberseguridad, blockchain, entre otros.

Sumergir a los estudiantes en experiencias reales de aprendizaje dentro y fuera del aula, desarrolla en ellos habilidades digitales y blandas que les permitirán desarrollar un perfil profesional idóneo para asumir los cambios tecnológicos actuales y futuros.

Para lo anterior, las universidades requieren flexibilizar, sin relajar, los tradicionales escenarios de enseñanza aprendizaje para extenderse a la educación a distancia en sus diversas modalidades.

3. ¿Cómo puede establecerse un diálogo más efectivo entre las universidades y el sector empresarial?

La vinculación con el sector empresarial es una prioridad para las universidades. Es esta alianza la que permite sumergir a nuestros estudiantes en experiencias reales y prácticas de aprendizaje.

El nexo Universidad – Empresa favorece la organización de encuentros, conferencias, ferias de empleo y espacios donde puedan interactuar representantes de ambas partes y estudiantes. Así como los consejos de asesores compuestos por líderes empresariales y académicos, que proporcionen orientación estratégica y retroalimentación sobre los programas académicos, la investigación y las iniciativas de extensión universitaria, funciones sustantivas de la universidad.

Los proyectos de investigación colaborativa, las incubadoras y centros de innovación, así como los programas de educación continua y capacitación para profesionales en ejercicio, en colaboración con empresas, para asegurar que los trabajadores estén actualizados en las últimas tecnologías y prácticas del sector.

4. Muchos estudiantes se quejan de que la educación universitaria del país es muy cara

La educación superior representa para los países en desarrollo una alternativa segura, viable y productiva de garantizar el avance productivo nacional.

Asegurar que la misma sea pertinente, de calidad y actualizada requiere ingentes esfuerzos técnicos, humanos y económicos.

Las universidades comparten con el Estado la responsabilidad de proveer mecanismos para el cierre de brechas socioeconómicas que impidan a los estudiantes formarse profesionalmente.

Permitir que la población juvenil dominicana tenga la percepción de que la educación universitaria es costosa, atenta contra el desarrollo nacional y la formación profesional de la fuerza laboral calificada que necesita el país y que forman las universidades, en su mayor parte.

5. ¿Hay muchas, pocas o faltan universidades en nuestro país?

Ni muchas ni pocas. La oferta académica y calidad de nuestras universidades, igual que las de cualquier otro país varía, es importante evaluarlas con instrumentos confiables, y transparentarlos; aunque falta mayor especialización en nuestras universidades.

Al especializarse en áreas específicas del conocimiento, las universidades pueden concentrar sus recursos y esfuerzos en el desarrollo de programas académicos de alta calidad y relevancia en esos campos particulares y responder a las necesidades de capacitación de los entornos en que se encuentren.

Publicaciones Relacionadas

Más leídas