Trastornos por la deficiencia de yodo

http://hoy.com.do/image/article/138/460x390/0/7FEDE610-909C-4E4C-9E9E-DFA1A7FC2D38.jpeg

La deficiencia de yodo en el feto, debido a un inadecuado estado nutricional de la madre, se asocia con una mayor incidencia de abortos espontáneos, anomalías congénitas, mortalidad perinatal e infantil, defectos del desarrollo psicomotor y en casos de deficiencia grave, puede provocar cretinismo.

El hipotiroidismo congénito por deficiencia de yodo puede ocasionar afectaciones del desarrollo físico y mental y se le encuentra en áreas donde los trastornos por deficiencia de yodo son endémicos.

Los niños son muy vulnerables a la deficiencia de este micronutriente y son muy afectados por el bocio, cuya prevalencia se incrementa con la edad y alcanza su máximo durante la adolescencia con predominio de las chicas sobre los chicos.

En adultos, el bocio es también la manifestación más común de la deficiencia de yodo.

Uno de los métodos de primera elección por su relación costo y efectividad, mayor cobertura y beneficio es la yodación de la sal de consumo humano.

La yodación de la sal garantiza un aporte de alredor de 150 a 200 microgramos de yodo por día.

El consumo promedio de sal se estima entre 5-15 g/día, por lo que habitualmente se añade yoduro o yodato de potasio entre 30 y 100 mcg por cada gramo de sal, cantidad que se estima suficiente para cumplir con los requerimientos diarios.La prevención y el control de estos trastornos se logran suministrando el yodo de forma estable y suficiente a toda la población y particularmente a la que vive en áreas de deficiencia.La falta de yodo en la dieta puede producir manifestaciones clínicas diversas.

El dato

La deficiencia   de Yodo puede provocar efectos marcados sobre el crecimiento y el desarrollo humano que incluyen cretinismo (enfermedad que se caracteriza por retraso físico y mental) y bocios endémicos.