Tratamientos para mejorar  problemas de asma

http://hoy.com.do/image/article/300/460x390/0/9BE411ED-4325-44D5-8F70-CC7EEC5CFCFE.jpeg

El asma es un problema de salud que afecta a nivel mundial entre el 8 y el 13% de los menores de cinco años, según señala un estudio reciente de la Organización Mundial de la Salud, por lo que constituye una de las condiciones crónicas más comunes de la niñez.

Se estima que el asma afecta a 300 millones de personas alrededor del mundo, número que sigue en aumento cada año, mientras las muertes relacionadas con esta causa totalizan unas 180,000 cada año.

El mal control del asma provoca una reducción en la calidad de vida de los pacientes, debido que afecta la calidad del sueño, limita las actividades normales, condiciona las actividades deportivas, perturba la vida laboral o escolar, causa afecciones psicológicas, tanto al paciente como a su familia, y puede conducir a frecuentes hospitalizaciones. A todo esto se suma perdida de productividad y un alto gasto en el presupuesto de salud de los diferentes estados.

La identificación precoz y el tratamiento completo de la inflamación de las vías respiratorias son necesarios par tratar, de la mejor manera posibles, los síntomas del asma capaces de afectar a la calidad de vida de los pacientes.

Algunos estudios refieren que el asma está siendo subdiagnosticada y subtratada, a la vez que los pacientes asmáticos se han acostumbrado a tolerar sus síntomas en vez de tratar de controlarlos.

A propósito de la celebración del Día Mundial del Asma, el 1 de mayo, con el lema   “Tu puedes controlarla”, la organización a la Global Initiativa for Asthma (Gina), queriendo incidir en la necesidad de obtener un buen control de esta patología. En ese tenor proponemos 5 puntos de interés para mejorar el control integral de esta enfermedad respiratoria.

 Su elevada prevalencia y su tendencia creciente en todo el mundo imponen su reconocimiento como problema grave de salud pública por parte de los  gobiernos, por lo que se hace necesario trabajar aspectos como una mejor comunicación para lograr una comunicación eficaz, los conocimientos científicos de los médicos y los investigadores deben transmitirse a los pacientes de una forma fácil de comprender. Es necesario mejorar las habilidades de comunicación y ajustarla a las necesidades de cada paciente.

Es necesario un enfoque integral del tratamiento. Las directrices para el tratamiento del asma deben interpretarse a escala local, de forma que se tengan en cuenta las necesidades del paciente individual, en lugar de aplicarse de modo uniforme a todos los pacientes. Es necesario desarrollar un enfoque más integral, que permita el uso de diferentes fármacos y vías de administración según las necesidades individuales.

Hay que reconocer, también, la relación entre el asma y la rinitis alérgica, porque durante mucho tiempo se ha considerado el asma como una enfermedad que afecta sólo a los pulmones. Es importante reconocer que también deben tenerse en cuenta otras enfermedades simultáneas, tales como rinitis alérgica, sinusitis, conjuntivitis y otitis media.

 La rinitis alérgica representa un factor de riesgo para la aparición o la gravedad del asma. Dado que la incidencia de la rinitis alérgica puede llegar a ser del 80% en los pacientes con asma, debiendo tener en cuenta estas dos enfermedades a la hora de diagnosticar y tratar a sus pacientes. 

 La magnitud del problema del asma exige un enfoque que implique a todo el espectro de los profesionales sanitarios, con el mayor énfasis en los servicios de atención primaria. Es hora ya de que el asma y los procesos alérgicos desencadenantes asociados sean considerados más en serio por la población en general, los pacientes, los profesionales sanitarios y los gobiernos.