Trayectoria de vida de Miguel Ángel Velázquez Mainardi

En el 75 aniversario de tu nacimiento y a los 7 años de tu partida, el país se encuentra en franca decadencia. Es por esto, que evocamos tu legado de luchas por el derecho a las libertades de los dominicanos y la defensa de los más empobrecidos. Recordamos tu vida.

Nació en Santiago de los Caballeros, República Dominicana, el 12 de agosto de 1937, pertenece a dos familias que no solo fueron perseguidas, desde sus inicios, por la tiranía de Rafael Leónidas Trujillo, sino que están insertadas en la historia del país por la soberanía y la libertad.

En  La Habana, República de Cuba, realizó los estudios secundarios en los institutos de El Vedado y la Víbora.

Graduado de bachiller en Ciencias y Letras, se matricula en 1955 en la Universidad de La Habana, para estudiar en la Facultad de Ciencias Sociales y Derecho Público. Pero al ser clausurada por la dictadura de Fulgencio Batista, en 1957, apenas pudo completar dos años de estudio, trasladándose luego a México, después de ser apresado por el SIM, en donde hizo un curso de Legislación Obrera.

Durante su estadía en ese país, el entonces secretario general de la Organización Regional Interamericana de Trabajadores (ORIT), el costarricense Luis Alberto Monge, quien posteriormente fuera presidente de su país como candidato del Partido de la Liberación Nacional, lo incorpora al Departamento de Educación Obrera, viéndose forzado, ante una amenaza de muerte de los esbirros de la tiranía trujillista, a salir hacia Puerto Rico, en ese mismo año, para quebrar el frente político integrado por el PRD y VRD.

Al poco tiempo, el 23 de enero de 1958, cae la dictadura de Marcos Pérez Jiménez en Venezuela y cambia los planes de radicarse en Costa Rica, cuyo presidente, José Figueres Ferrer, a quien había conocido en 1956 y lo había dotado de un pasaporte especial para que pudiera viajar a cualquier parte del mundo, le había ofrecido una beca para estudiar en la Universidad FERUM Novarum fundada por el padre Benjamín Núñez.

Posteriormente, en 1960 viajó a Suiza para asistir como representante dominicano en el Congreso de la COSEC y luego de URSS para hacer lo mismo en la Reunión Preparatoria del Foro Mundial de la Juventud. En ese mismo año, atendió una invitación del gobierno de la República Popular China para asistir, representando a la República Dominicana, a los actos conmemorativos del undécimo aniversario de la Revolución China, en cuya ocasión tuvo el privilegio de haber conversado con el presidente Mao Tse Tung y el primer ministro Chou En Lai.

No obstante, teniendo en cuenta razones políticas en la lucha contra la tiranía trujillista, prefiere aceptar la oferta de residir en Venezuela, en donde el espíritu unitario que dio al traste con el despotismo y que se sintetizó en la Junta Patriótica, caló profundamente entre los exiliados dominicanos y se creó una coyuntura propicia para reencauzar la lucha, por cualquier vía, hacia su escenario geográfico-histórico:  la República Dominicana.

Constituido el Movimiento de la Liberación Dominicana (MLD), representando la casi totalidad de las organizaciones antitrujillistas, se creó un frente político y otro militar, correspondiéndole la función de director de las transmisiones hacia la República Dominicana de la cadena continental de emisoras de radio que tenían por matriz Radio Continente, en Caracas, la cual fue heredada del Movimiento 26 de Julio durante la lucha contra la dictadura.

En La Habana, centro de la dirección del MLD, estaba el núcleo de compañeros que habían recibido entrenamiento y que se trasladaron al territorio dominicano por la vía aérea y marítima, por Constanza, Maimón y Estero Hondo,  el 14 de junio de 1959. Aunque al cabo de cierto tiempo, la tiranía trujillista logró evitar su derrocamiento, la lucha clandestina sustituyó la militar y ante su inexorable desaparición, el poder norteamericano decidió planear la eliminación física de Trujillo.

En el país escribe los editoriales de Radio Caribe, una de las emisoras de radio confiscada a la familia Trujillo. También se desempeñó como columnista  de La Nación, otro medio incautado por el Estado, columna que mantuvo hasta 1963, cuando el presidente Juan Bosch, presionado por la oposición conspirativa, cede a la clausura. Entonces fue designado asesor del Senado hasta el golpe militar que depuso al gobierno constitucional.

Víctima de una feroz persecución por parte de los golpistas, tuvo que hacer vida clandestina en Santo Domingo, y al cabo de tres meses es hecho preso y enviado nuevamente al exilio, llegando a Caracas, merced a la amistad que había hecho en México, cuando estuvo allí exiliado, con el entonces cónsul general de Venezuela en Curazao, Vicente Gamboa Marcano, ingresó a instancias de otro amigo, Héctor Mujica, a la Escuela de Periodismo de la UCV.

A los estudios realizados, se integró a otro, como el información Audiovisual, el cual fue auspiciado por la Asociación Venezolana de Periodistas (AVP).

Retornó al país en 1973 tras el levantamiento del impedimento que tenía desde el golpe de Estado de 1963, y se reintegró al periodismo escrito, como columnista y editorialista de radio, así como productor de programas de televisión. Desde 1975 mantuvo una columna interdiaria en el vespertino El Nacional, el de mayor circulación, y dos producciones televisivas, Alto Nivel y Hablemos Claro. Fue galardonado con el premio El Dorado, ya desaparecido, y los de entidades profesionales, como el Colegio de Economistas y sindicatos de trabajadores. Desde 1986 fue coordinador general de los periódicos Hoy, El Nacional y El Día, del Grupo de Comunicaciones Corripio.

Fue diputado por el Distrito Nacional, elegido en la boleta del Partido Reformista Social-Cristiano como independiente, recibiendo el reconocimiento de los medios de comunicación del país como el legislador que presentó el mayor número de proyectos de leyes y resoluciones, así como por haber logrado la aprobación de no pocos de ellos, tanto en el campo del medio ambiente, la protección a la infancia, la corrupción, lo mismo que sobre asuntos internacionales.

Publicó cuatro libros: “Narcotráfico y lavado de dólares en la República Dominicana”, “Corrupción de impunidad en la República Dominicana”, “Culpables de la deuda externa” y “El fraude del fraude”.

Nota:  Miguel Ángel Velázquez Mainardi se casó en 1961 con la señora María Trinidad Matos de Velázquez. Ambos procrearon cinco hijos.

Tú, papá, te elevarás como un referente de dignidad, moralidad, sensibilidad y compasión ante las generaciones por venir. ¡Hasta siempre!

En síntesis

12 de agosto  de 1937

Nació en Santiago de los Caballeros, República Dominicana, el 12 de agosto de 1937, pertenece a dos familias que no solo fueron perseguidas, desde sus inicios, por la tiranía de Rafael Leónidas Trujillo, sino que están insertadas en la historia del país por la soberanía y la libertad.

1973 retornó al país

Retornó al país en 1973, tras el levantamiento del impedimento que tenía desde el golpe de Estado de 1963, y se reintegró al periodismo escrito como columnista y editorialista de radio, así como productor de programas de televisión.