Tres personas, incluido un menor, mueren por electrocución y caída

Murió ayer en el Hospital Regional Taiwán de Azua un niño de doce años que se electrocutó al hacer contacto con la caja de un elevador de voltaje, momento en que jugaba nintendo en su residencia de la sección Barrera de Azua; mientras que en Bayona, Santo Domingo Oeste, murió una joven de 19 años al recibir una descarga eléctrica, al intentar reparar una lavadora.

La Policía reportó, además, la muerte en San Cristóbal de un hombre a causa de traumas en el cráneo y otras partes del cuerpo, que recibió al caer de una mata de coco.

El menor Juan Daniel Feliz Figuereo,   falleció  en un centro asistencial de Azua, tras resultar electrocutado cuando jugaba nintendo e hizo contacto con una caja de elevador de  voltaje, según dijo a los investigadores policiales  Angemido Beltré.

De igual manera, Felisa María Báez Báez, de 19 años, fue ingresada muerta al hospital Engombe de Las Caobas, al sufrir un chock eléctrico cuando intentó reparar  una lavadora. Según un  vecino, la joven  lavaba cuando el electrodoméstico sufrió el desperfecto. En tanto, Virgilio Dipré Solano, de 35 años, fue ingresado muerto al hospital Juan J. Mañón,  en San Cristóbal,  cayó de una mata de coco.