Tribunal Constitucional y transfuguismo

JUAN TERRERO PÉREZ
JUAN TERRERO PÉREZ

Desde los inicios de nuestra participación en el periodismo, siempre hemos luchado porque nuestras instituciones sean fuertes, mas ha sido todo lo contrario. Ha llovido mucho desde entonces.
¿Para qué hacer leyes, si al poco tiempo damos marcha atrás? La Ley de Partidos y organizaciones y movimientos políticos. (33-18), y la 15-19, sobre régimen electoral, prohíben de manera clara el transfuguismo que tanto daño ha hecho al sistema político dominicano.
El Tribunal Constitucional se abocará en los próximos días, evacuar una decisión en torno a la candidatura presidencial del expresidente Leonel Fernández, quien tras ser declarado perdedor de las primarias del PLD, organización de la que fue hasta hace poco su presidente; inició un periplo que lo condujo a la formación de la denominada Fuerza del Pueblo, pasando por la compra del Partido de los Trabajadores, y poniéndose por encima de la Ley de Partidos que condena el transfuguismo, se la ha ingeniado y está actuando como un candidato presidencial legal. Sólo en este país se ven cosas iguales.
Leonel Fernández agotó tres periodos constitucionales, en cuyo paso por el poder encabezó muchísimas diabluras: venta de los terrenos del CEA, exterminar las empresas de CORDE, entre otros desmanes.
Por haber sido precandidato presidencial en las primarias del PLD, está impedido de ser candidato presidencial por otro partido del sistema dominicano; no obstante, las argumentaciones de juristas constitucionalistas, que todo el mundo conoce el porqué de su defensa.
Dar marcha atrás a esas legislaciones, permitiendo que Fernández pueda postularse para las consultas de mayo 2020, sería pues, retroceder en el camino lleva el país en busca de la institucionalidad democrática. Nadie en este país quiere haya retroceso. El Tribunal Constitucional tiene la palabra.