Trípode
Chile Vanguardista

http://hoy.com.do/image/article/485/460x390/0/799CEB4E-8B87-4E02-AED8-C8B94D7597CF.jpeg

De regreso a casa, la última visita de nuestro viaje por varios países y ciudades de  Sudamérica fue realizada a Chile coincidiendo con el día de la elección de su nuevo Presidente Sebastián Piñera.

El día domingo 17 de enero marcó una ejemplar jornada cívica para el pueblo chileno la cual sirvió de cierre a un ardiente y enconado proceso de competencia electoral entre los seguidores del conjunto de partidos socialistas agrupados en el denominado frente oficialista de “La Concertación” con su candidato Eduardo Frei y los de la opositora “Coalición por el Cambio” de centro derecha del hoy electo Presidente Piñera.

A pesar de que muchos expertos han entendido que en estas elecciones no hubo sorpresas por cuanto las encuestas dieron como favorito desde los inicios de la contienda al candidato ganador, los comentarios generalizados de la población giraron en torno a la figura de la actual Presidenta Michelle Bachelet quien tiene una aceptación popular superior al 80% del electorado pero está imposibilitada de participar como candidata por la ley de no reelección presidencial que impera allí.

Esta inusual aceptación de una presidenta o un presidente de la República al final de su mandato es atribuido por algunos analistas políticos a una bien estructurada y mejor conducida campaña de imagen llevada a cabo por sus asesores en el transcurso de su periodo presidencial.

Lo cierto es que al momento de salir del solio presidencial “La Bachelet” como se  conoce popularmente a la presidenta deja a un Chile en una posición privilegiada en el contexto de países Latinoamericanos.

Las condiciones sociales de la población han mejorado ostensiblemente con respecto a las de hace una década,  gracias al crecimiento económico y a la aplicación de unas políticas sociales sensibles con los problemas de esa nación.

 La tasa de mortalidad infantil se estima en menos del 7%, mientras que las condiciones de pobreza han caído del 45.1% en 1987 a menos del 13%,  la indigencia anda por debajo del 3% y la esperanza de vida es una de las más altas de América Latina que según el INE es de 77.74 años promedio, y el índice de alfabetismo superior al 98%. Las expectativas creadas con la elección de Piñera auguran un mayor desarrollo para esta nación sudamericana por cuanto el presidente electo se conoce como un prospero empresario propietario de exitosas empresas como la simbólica LAN Chile, una de las principales líneas aéreas del cono sur la cual prometió vender cuando alcanzara la presidencia de su país.