Trípode
Valor marca personal

La sobresaliente participación de nuestros atletas en los Juegos Olímpicos de Londres, especialmente los triunfos de Félix Sánchez, Luguelín Santos y el triple salto de Yamilet Peña ponen de nuevo sobre el tapete la importancia de construir una marca personal, en esta época de branding y de posicionamientos en el mercado de la comercialización de figuras relevantes.

Desde principios de la presente década cuando Michael Jordan, el más grande basquetbolista de todos los tiempos, se definió como una marca y no como una persona en una entrevista dada a la revista brasileña Época, el concepto adquirió nueva dimensión.

Este auténtico símbolo del sueño americano confesó sin tapujos lo que muchos otros en su nivel y categoría intuían pero no se atrevían a admitir abiertamente. En estas sociedades mercadológicas de la actualidad las figuras relevantes, fundamentalmente en el arte y el deporte,  se convierten  en un útil y valioso instrumento para la promoción de la más variada gama de productos y servicios.

En el caso de Yamilet, muchos se sorprendieron de sus declaraciones, en las cuales prácticamente autoevaluó sus extraordinarias dotes de gran gimnasta ranqueada entre las mejores seis del mundo en esta disciplina. Sin embargo, antes de lograr su hazaña estuvo luchando por lograr mejores condiciones para el ejercicio y la práctica de ese deporte, sin haber alcanzado su objetivo. Ahora, una vez alcanzada la categoría de marca personal relevante, ha obtenido el reconocimiento del Gobierno mediante la donación de una vivienda, entre otros beneficios. También ha sido contratada para servir de imagen pública de la empresa ARS Universal, de la cual recibió la suma de 250 mil pesos y una beca para continuar sus estudios universitarios así como un buen seguro de vida. Siendo también distinguida como socia honorifica del Club Naco.

Enhorabuena…