Triunfo PSOE acerca España-Latinoamérica

http://hoy.com.do/image/article/19/460x390/0/11809647-BD47-4824-8BF4-7C4F159A15D1.jpeg

MADRID (EFE).- La política exterior española puede dar un giro con el cambio de Gobierno que se avecina tras ganar las elecciones el Partido Socialista (PSOE), que considera retirar las tropas de Irak y promover el acercamiento a Latinoamérica, el Mediterráneo y Europa.

Como ya anunció durante la campaña para los comicios generales de ayer en España, el líder socialista, José Luis Rodríguez Zapatero, quien con toda probabilidad encabezará el nuevo Ejecutivo, dijo hoy que las tropas españolas desplegadas en Irak regresarán en junio próximo, si la ONU no se hace cargo de la situación en ese país.

Rodríguez Zapatero, quien abanderó la oposición al apoyo del Gobierno español a EEUU y el Reino Unido en el conflicto de Irak, subrayó en su primera comparecencia tras la victoria electoral que “la intervención militar fue un error”.

Tras recordar que el 30 de junio es la fecha límite de la presencia de los 1.300 efectivos españoles destacados en Irak dentro de la Brigada Plus Ultra, el dirigente socialista aseguró que buscará el consenso de todas las fuerzas políticas españolas antes de promover dicha retirada.

El respaldo del Gobierno del conservador Partido Popular (PP), encabezado por José María Aznar, a la coalición británico-estadounidense en Irak provocó también un alejamiento de España de dos de los “grandes” de la Unión Europea (UE), Francia y Alemania, contrarios a la intervención.

A ello se sumaron las diferencias que colapsaron el proyecto de Constitución europea en diciembre pasado que, contra la opinión de España y Polonia, contemplaba un sistema de aprobación de decisiones por doble mayoría, lo que beneficiaba a los países con más población.

Al respecto, Rodríguez Zapatero mostró hoy en declaraciones a una emisora española su intención de buscar un consenso, a fin de avanzar en la adopción de la Constitución europea.

En su programa electoral, los socialistas hacían hincapié en la necesidad de una Europa “fuerte y autónoma”, sin olvidar “el reconocimiento de la importancia del diálogo transatlántico en condiciones de equilibrio y autonomía” con Estados Unidos.

Al presentar a la prensa las directrices de su futuro Gobierno, Rodríguez Zapatero afirmó que España será a partir de ahora “más europeísta que nunca”, “va a volver a entenderse con Europa” y recuperará “unas magníficas relaciones” con Francia y Alemania.

Pero el PSOE también quiere promover el acercamiento a Latinoamérica, a la que España verá “de igual a igual”.

En las líneas trazadas por los socialistas en su programa electoral se abogaba por la implicación de España en la Comunidad Iberoamericana de Naciones, con el apoyo a acuerdos negociados por la UE con Mercosur, el Pacto Andino y Centroamérica.

Otro punto al que Rodríguez Zapatero prestó especial atención hoy fue el diálogo y la cooperación con el Mediterráneo y, en concreto, se refirió a un acercamiento a Marruecos.

Según Rodríguez Zapatero, España y Marruecos “somos dos países vecinos, con intensas relaciones históricas, con intereses económicos y que desde luego necesitamos tener una buena relación”.

Asimismo, se refirió a la política de inmigración de su futuro gabinete, en la que desea que prime “la legalidad, los derechos para los inmigrantes” y las directrices sociales y de integración.

España, indicó, contará con una política de inmigración “más ordenada” en la que “la legalidad sea la norma y la irregularidad la excepción”, para lo que propiciará un “gran pacto” entre Gobierno, autonomías, empresarios, sindicatos y partidos.

En concreto, aludió a los trabajos conjuntos de España y Argentina sobre la situación de los argentinos que están en este país sin permiso en residencia, unos 40.000, y expresó su “mejor voluntad para abordar el problema”, al tiempo que señaló que tendrá una actitud de “máxima comprensión dentro de la legalidad”.

Tras los atentados del jueves pasado en Madrid, que han causado 200 muertos y más de 1.600 heridos, Rodríguez Zapatero resaltó su intención de reforzar con la UE la “unidad” y “cooperación” en materia de seguridad, “en particular en la lucha contra el terrorismo”, y avanzar en la “seguridad compartida” en su ámbito territorial.

En las elecciones generales de ayer, el PSOE se alzó como ganador al conseguir 164 escaños de los 350 de que consta el Congreso de los Diputados, frente a los 148 logrados por el PP.

Pese a que los socialistas están a doce escaños de la mayoría absoluta en la cámara, fijada en 176 asientos, Rodríguez Zapatero anunció que su Gobierno será “monocolor”, además de “eficaz, solvente, austero, dialogante y tolerante”.