Tropas Israel lanzan ataque por la frontera

EN LA FRONTERA ISRAEL-LIBANO (AP).  Las fuerzas israelíes ingresaron en el sur del Líbano el sábado, tomando control de una aldea y enfrentándose con milicianos de Jezbolá por tierra, mar y aire.

Los soldados – respaldados por artillería y tanques – entraron en oleadas y ocuparon la aldea de Maroun al-Ras, dijeron fuentes militares que pidieron quedar anónimas. Los israelíes, sin embargo, insistieron en que se trataba de una operación “limitada’’ en el sur del Líbano.

La medida parece una intensificación del conflicto iniciado hace nueve días cuando guerrilleros del Jezbolá entraron en territorio israelí, lanzaron cohetes contra ciudades, mataron a ocho soldados y se llevaron a dos: Eldad Reguev, de 26 años y Ehud Goldwasser, de 31.

Poco después de la incursión israelí, guerrilleros del Jezbolá dispararon contra una base del ejército israelí en la frontera con el Líbano, hiriendo a un soldado, informaron los militares.

El suceso ocurrió en la base Nurit, cerca del poblado israelí de Avivim, informó un portavoz de las Fuerzas de Defensa de Israel. El ataque se realizó con disparos de francotirador desde el lado libanés de la frontera, dijeron fuentes militares que pidieron no ser identificadas.

Jezbolá luego aseguró haber destruido tres tanques y haber causado severas bajas en las filas israelíes.

En una transmisión de su canal de televisión Al-Manar, Jezbolá dijeron que lograron causarle bajas a los israelíes gracias a las “heroicas hazañas’’ de sus “muyaedín’’.

Un portavoz militar israelí dijo que no tenía información de que haya algún tanque alcanzado o de bajas entre sus filas.

Jezbolá lanzó cohetes contra dos ciudades en el norte de Israel, hiriendo a dos personas y prendiéndole fuego a varios vehículos. Los cohetes cayeron en Carmiel y Nahariya, e hirieron a una persona en cada una, informó la policía israelí.

Aviones israelíes atacaron torres de transmisión de la televisión libanesa, sacando del aire a la principal red privada y dejando algunas regiones sin teléfono.

Los cazas lanzaron misiles a las estaciones transmisoras en las montañas del centro y norte del país, y las antenas derribadas ardían en tierra. Otro ataque dañó una torre en Terbol, en el norte del país, donde se encuentran las retransmisoras de Lebanese Broadcasting Corp., Future TV y Al-Manar, la red de Jezbolá.

El bombardeo israelí, que lleva 11 días, ha afectado principalmente las zonas chiítas en el sur y el este del país y los suburbios del sur de la capital.

Mientras tanto, la artillería israelí seguía haciendo estragos en poblaciones del sur del Líbano, donde las fuerzas terrestres realizaban breves incursiones y se apoderaron brevemente de Maroun al-Ras, según fuentes militares que pidieron el anonimato.

La incursión israelí en Maroun al-Ras se produjo después de ataques con bombas y artillería que duraron toda la noche.

Fuentes libanesas, que hablaron con la condición de no ser identificadas, dijeron que las fuerzas israelíes avanzaron unos cientos de metros en las aldeas de Maroun al-Ras y Yaroun.

   Se cree que la aldea es un lugar desde donde se lanzan cohetes hacia Nazaret y otras ciudades del norte de Israel.

Como parte de su campaña limitada por tierra, los soldados, apoyados por artillería y tanques, ingresaron a la comunidad de Maroun al-Ras y tomaron el control de la población, señalaron fuentes militares de Israel, a condición de permanecer anónimas.

Pero fuentes libanesas de seguridad, que también solicitaron permanecer en el anonimato, señalaron que los militares israelíes habían incursionado sólo unos cientos de metros en las aldeas de Maroun al-Ras y Yaroun.

Durante el enfrentamiento, una bomba de media tonelada fue lanzada en un puesto del Jezbolá a medio kilómetro de la frontera. Otras posiciones fueron bombardeadas por lanchas artilladas israelíes que operaban frente a la costa.

La ofensiva fue parte de una estrategia más amplia de Israel para llevar a cabo una operación “limitada’’ por tierra, con el objetivo de destruir los túneles, escondites y armamento de Jezbolá en el sur de Líbano.

Algunos soldados dijeron a la AP que las fuerzas israelíes estaban a unos 200 metros de los milicianos de Jezbolá, que contraatacaron. No surgieron reportes de heridos ni muertos.

Jezbolá ha lanzado cientos de cohetes a poblaciones del norte de Israel, desde las inmediaciones de la frontera de Líbano. Los ataques han matado a 16 civiles y han obligado a que cientos de miles de israelíes huyan a los refugios antiaéreos.

El sábado, varios cohetes cayeron en el norte de Israel y alcanzaron Karmiel, Kiryat Shemona, Nahariya y comunidades más pequeñas, como Bet Hilel, Mayan Baruj y Mashov Am.