Trucos para levantarse descansado

20_02_2017 HOY_LUNES_200217_ ¡Vivir!2 C

Conozco gente que cada día trata de robarle cinco minutos a su mañana. Suena el despertador y le oprimen la tecla que le dará un trocito de sueño más. Algunas veces no es suficiente y será el momento de solicitar una tanda más. Si al final de este proceso te levantas fresco y sin prisa quizá no sea necesario que leas este texto… si no es así podrás encontrar algunas razones científicas que te ayudarán a terminar mejor tu rutina de sueño e iniciar mejor tu día.
Variados estudios han demostrado que las personas no tenemos un sueño corrido toda la noche. Casi todos los humanos dormimos en ciclos de aproximadamente 90 minutos y tienen 4 fases.
En la primera fase estamos casi despiertos, tenemos un tipo de alucinaciones. Cuando nos dormimos en un lugar que no es el debido o a un horario fuera de lo común, solemos despertar asustados por algo que estamos viviendo en nuestro sueño.
En la segunda fase la actividad cerebral se pone lenta y se reduce. En esta etapa pasamos cerca de la mitad de nuestro sueño.
La tercera fase es solo un puente a la cuarta. Se profundiza el sueño mientras la actividad del organismo se relaja, y en la cuarta fase nuestra respiración se pone más lenta, al igual que nuestro corazón. El cerebro trabaja muy estable a un ritmo bien bajo. Despertar en esta fase, en la que entramos cerca de 45 minutos después de iniciar el ciclo, puede ser muy desagradable. Sentimos como si un camión nos hubiera pasado por encima. Debemos evitarlo a toda costa.
Es recomendable despertar en la fase uno o dos. Por lo que deberíamos calcular para dormir siete horas y media, más menos un ciclo de 90 minutos. O sea, si quiere levantarse a las 6:30 a. m., debería dormirse a las 11 p. m. Posiblemente despierte unos minutos antes que su despertador le avise… y lleno de energías. Como explico en mi libro “Migomismo” dependemos de nuestras emociones para llevar una vida como queremos.
Si no podemos dormir los cinco ciclos recomendados, lo mejor es una siesta de no más de 20 minutos. Hay técnicas para despertar a tiempo.
Posiblemente el mismo cuerpo te avisa a qué hora debes acostarte a dormir, cuando entra ese sueño que te caes… ¿te atreves esta noche a hacerle caso a tu biología para mejorar tu próximo día?