Donald Trump minimiza amenaza de racistas blancos tras masacre

2000

El presidente Donald Trump minimizó cualquier posible amenaza de parte de racistas blancos después de que un hombre armado acusado de la masacre contra dos mezquitas en Nueva Zelanda calificara al mandatario estadounidense de ser “un símbolo de la identidad blanca renovada”.

Trump, cuyas propias respuestas previas al movimiento racista blanco han atraído la atención pública, manifestó el viernes sus condolencias por las víctimas que murieron en “lugares de culto convertidos en escenas de asesinatos perversos”.

Sin embargo, se negó a unirse a las expresiones de creciente preocupación por el nacionalismo blanco. Cuando se le preguntó si creía que era una amenaza creciente en todo el mundo, respondió: “En realidad no”.