Trump se distancia de plan para crisis Israel-Palestina

D1

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se alejó ayer de la política de Washington de insistir en una solución de dos Estados al conflicto entre israelíes y palestinos, y afirmó que apoyará una salida acordada por ambas partes.
En una conferencia de prensa conjunta en la Casa Blanca con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, Trump dijo que su gobierno podría incluso aceptar una solución con un único Estado si ambas partes se ponen de acuerdo. En un histórico paso que le aleja de la consabida política estadounidense y el consenso internacional sobre el tema, Trump reiteró que “podría vivir con cualquiera de las dos soluciones”. “Por mucho tiempo pensé que la solución de dos Estados era la más fácil. Pero, honestamente, si Israel y los palestinos están felices, yo estoy feliz con lo que ellos prefieran”, declaró el mandatario republicano. En la noche del martes, una alta fuente del gobierno estadounidense que habló bajo anonimato adelantó que Washington dejaría de insistir ante las dos partes en conflicto para hallar una solución de dos Estados.
“Eso es algo que ellos deberán resolver, nosotros no vamos a dictar cuáles serán los términos de la paz”, dijo la fuente. La explosiva declaración dio un giro a la política externa estadounidense y provocó una oleada de reacciones en todo el mundo este miércoles antes de que Netanyahu visitara a Trump en la Casa Blanca.
El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, dijo categóricamente que “debe hacerse todo lo posible para preservar” la posibilidad de una salida con de dos Estados. Instantes más tarde, Francia –miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU– dijo por boca de su embajador François Delattre que el compromiso de su país con la solución de dos Estados “es más fuerte que nunca”. En Ramala, Territorios Palestinos, Hanan Ashraui, dirigente de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), dijo que la nueva posición estadounidense “carece de sentido”. EU “está tratando de satisfacer a la coalición extremista de Netanyahu”, apuntó. Pero el ala más extrema del gobierno israelí cantó victoria. “Una nueva era. Nuevas ideas (…) Gran día para los israelíes y los árabes razonables. Felicitaciones”, escribió en Twitter Naftali Bennet, líder del partido nacionalista y religioso Hogar Judío.