Trump sufre nuevo revés con reforma sanitaria

Senador Jhon McCain al llegar al Capitolio

WASHINGTON
El gobierno de Donald Trump hace agua por todos lados. El presidente estadounidense sufrió una humillante derrota en el Senado con la reforma sanitaria, las rivalidades que minan a sus colaboradores toman luz pública y el escándalo con Rusia.
En el último revés, vio cómo tres senadores oficialistas torpedearon meses de esfuerzo y siete años de promesas republicanas de terminar con el Obamacare.
Ayer, fue el veterano senador John McCain, héroe de la guerra de Vietnam recientemente diagnosticado con cáncer cerebral, quien acabó con las últimas esperanzas de los republicanos de derogar y reemplazar rápidamente la reforma insignia de Barack Obama.
Poco más tarde, Trump, que había prometido resolver el tema apenas llegara a la Casa Blanca, pareció querer tomar distancia. “Tres republicanos y 48 demócratas abandonan el pueblo estadounidense. Como dije desde el principio, que Obamacare implosione y luego negociamos”, dijo.
El presidente – y los líderes del partido – fueron incapaces de conciliar las posiciones de conservadores y moderados. Los primeros querían suprimir el Obamacare y los segundos se negaban a una derogación parcial por temor a afectar a sus votantes con una decisión que arriesga dejar sin seguro de salud a unas 20 millones personas.

Se echan la culpa El senador Jhon McCain dijo que era “inexcusable” que el Senado no haya podido presentar una propuesta integral, agregó que los legisladores deberían de escribir una iniciativa con “aportes de todos nuestros miembros, republicanos y demócratas” y “parar el juego político”.
Dirigentes de la cámara baja no dudaron en culpar al Senado por la debacle de una de las prioridades más importantes del Partido Republicano.
Por su parte, el presidente de la Cámara de Representantes Paul Ryan, que representa Wisconsin, dijo que “la Cámara de Representantes presentó una propuesta” y agregó que él estaba “decepcionado y frustrado”.
Mientras, Charlie Dent, representante de Pensilvania, dijo que Trump era parcialmente responsable del revés. “Una de las fallas fue que el presidente nunca presentó un plan o sus principios centrales y nunca se los presentó al pueblo”.