Tsipras defiende la integridad de su exministro Yanis Varoufakis

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, archivo
El primer ministro griego, Alexis Tsipras, archivo

Atenas, Grecia. El primer ministro griego, Alexis Tsipras, defendió este viernes la integridad de su exministro de Finanzas, el controvertido Yanis Varoufakis, acusado de haber querido la salida de su país de la zona euro.

“Varoufakis ha podido cometer errores, pueden acusarlo por su estilo (…) pero no pueden acusarlo de corrupto”, como ciertos ministros de los precedentes gobiernos griegos, declaró Tsipras en respuesta a una pregunta del partido Pasok (socialista) en el Congreso.

“Si quieren buscar responsabilidades penales”, habría que hacerlo en el seno de precedentes ejecutivos, insistió el primer ministro heleno.

Yanis Varoufakis, que dimitió a principios de julio tras haberse opuesto a la decisión del gobierno de Tsipras de negociar un nuevo préstamos al país acompañado de nuevas medidas de austeridad, está acusado de haber elaborado un plan B para el país, en vistas de una eventual salida de Grecia del euro.

La dirigente del Pasok, Fofi Gennimata, llamó a Tsipras a dar explicaciones sobre las intenciones de su exministro y sobre ese plan, cuyos detalles fueron recientemente publicados por los medios del país.
“El gobierno no tenía un plan de ‘Grexit’, pero sí ordené un plan de emergencia al ministerio de Finanzas” para hacer frente a las amenazas de ciertos círculos europeos que deseaban la salida de Grecia de la zona euro a finales de junio, tras la interrupción de las negociaciones entre Atenas y sus acreedores, explicó Tsipras.

La prensa reveló a principios de semana que, en una teleconferencia el 16 de julio organizada por fondos especulativos, Varoufakis mostró su deseo de “crear clandestinamente cuentas secretas ligadas al número fiscal de cada contribuyente” griego, para que, llegado el momento, se pudiera utilizar “este mecanismo paralelo de pago”, que serviría para cualquier operación (impuestos, pagos a proveedores, etc), y evitaría un colapso inmediato de la economía.

Las revelaciones provocaron un revuelo en Grecia. Abogados próximos a la oposición de derecha, según los medios, han demandado a Yanis Varoufakis, diputado Syriza, acusándolo de querer perjudicar al país.