Tsunami deja 13 muertos

HONIARA, Islas Salomón (AP).– Varios cadáveres flotaban todavía en el mar y miles de residentes dormían a la intemperie, por la noche, en una colina cercana a un poblado occidental de las Islas Salomón, después de que un tsunami arrasó con varias aldeas costeras y dejó 13 muertos.

Las autoridades han advertido que el número de muertos podría aumentar. Un muro de agua de unos 10 metros de altura embistió la isla de Choiseul y llegó incluso medio kilómetro tierra adentro. Varias olas más pequeñas causaron también destrucción y dejaron a miles de personas sin hogar.

El tsunami fue provocado por un terremoto de magnitud 8, ocurrido poco después de las 7.39 del lunes (2039 GMT del domingo), unos 9 kilómetros debajo del fondo marino, y a unos 40 kilómetros de la isla occidental de Gizo. El epicentro fue ubicado 345 kilómetros al noroeste de Honiara, la capital de las Islas Salomón, informó el centro de Estudios Geológicos de Estados Unidos.

   El terremoto —el más intenso ocurrido en las islas en más de tres décadas— provocó alertas de tsunami desde Australia hasta Hawai. Obligó a cerrar varias playas en la costa oriental de Australia, ubicada a más de 2.000 kilómetros.

   Los salvavidas advirtieron a los bañistas que salieran del agua en la famosa Playa Bondi, de Sydney.

   El peligro pasó rápidamente, pero las autoridades rechazaron las acusaciones de que su reacción fue exagerada. Añadieron que implementaron los procedimientos de emergencia adoptados tras el tsunami del 2004 en el Océano Indico, que dejó 230.000 muertos o desaparecidos en una docena de países.

   Unas 4.000 personas durmieron en una colina cerca de Gizo, una población de unos 7.000 habitantes, dijo Alex Lokopio, jefe de gobierno de la Provincia Occidental, una de las más afectadas. El nivel de la inundación descendió, pero la Cruz Roja reportó que unas 500 viviendas resultaron dañadas o totalmente destruidas, por lo que hay unos 2.000 damnificados.

   Muchas personas estaban demasiado asustadas para regresar a la costa, tras una veintena de réplicas sísmicas, incluidas dos de magnitud 6 o mayor.

   Los reportes iniciales de otras islas sugerían que éstas experimentaron una destrucción similar o incluso peor, informó la Cruz Roja. Muchas carreteras quedaron bloqueadas y hubo daños severos a la infraestructura telefónica y eléctrica, dijo Martin Blackgrove, coordinador de manejo de desastres de la Cruz Roja en la región del Pacífico, con sede en Fiji.

   Debido a la proximidad de Gizo con el epicentro, el tsunami llegó antes de que sonara la alarma.

   “No hubo ninguna advertencia, la advertencia fueron los temblores de tierra’’, manifestó Lokopio a la Radio Nacional de Nueva Zelanda. “Nos sacudió muy, muy fuerte, y estábamos atemorizados, y de pronto el mar comenzó a levantarse’’.

   Unos cinco minutos después del sismo, un muro de agua de unos cinco metros se estrelló contra la costa, inundando viviendas, negocios, un hospital, varias escuelas y dos cuarteles policiales. Muchas lanchas fueron arrastradas hasta las calles de Gizo, una ciudad muy popular entre los buzos, dijeron algunos testigos y funcionarios.

   En las aldeas más distantes, donde hay muchas chozas de madera, la destrucción habría sido peor, según algunos reportes de los residentes mediante radios de dos vías.

   “Fue un ruido como el de una explosión subterránea’’, expresó Dorothy Parkinson, una residente de Gizo. “La ola llegó casi al mismo tiempo. Todo lo que estaba de pie ha sido derribado’’.

   Alfred Maesulia, portavoz del primer ministro Manasseh Sogavare, dijo al diario Sydney Morning Herald que algunas aldeas costeras fueron embestidas por olas de incluso 10 metros de altura, aunque la mayoría reportó alturas de entre 3 y 5 metros.

   “Hay reportes de que algunas comunidades fueron arrasadas por completo’’, dijo Maesulia a The Associated Press. Añadió que el número de muertos aumentará probablemente a medida que progresan las labores de ayuda.

   “Se vio algunos cadáveres que flotaban en el mar cuando llegaron las grandes olas, pero era muy difícil buscarlos’’, reportó el vocero. “El número actual de muertos es de 13. Es posible que ese número se incremente’’.

   Los aldeanos en las islas de Simbo, Choiseul y Ranunga reportaron muertes y destrozos graves, agregó.

   “La comunidad de Sasamungga es grande… Hay reportes de que 300 casas fueron destruidas por completo tan sólo en esa población’’.